Rechazada la querella de Vox contra Covite al no ver la juez delito de odio ni calumnias

La juez no ve en la publicación denunciada ninguna “manifestación que incite ni a la violencia ni al descrédito o menosprecio” del partido de Santiago Abascal

La presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, durante el homenaje a su hermano Gregorio Ordóñez en el 26º aniversario de su asesinato por ETA
La presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, durante el homenaje a su hermano Gregorio Ordóñez en el 26º aniversario de su asesinato por ETAUnanue Europa Press

La Justicia ha rechazado la querella que interpuso Vox contra Covite por una publicación sobre el auge de la extrema derecha en la que según el partido de Santiago Abascal le vinculaba con actividades terroristas. La titular del Juzgado de Instrucción número 2 de San Sebastián, María José Rúa, ha acordado el sobreseimiento al descartar que se hayan cometido delitos de odio, injurias o calumnias.

En el informe objeto de la querella -elaborado el pasado año por Cristina Ariza y Rogelio Castro para el Observatorio del Terrorismo de la asociación de víctimas del País Vasco- se hacía referencia a posibles incidentes violentos de ideología de la extrema derecha y se situaba a Vox en el marco del auge de partidos de este signo en la escena política europea. En ese estudio se aludía igualmente a lo que señalaba como componentes ideológicos de la ultraderecha: el racismo, las posiciones contra la inmigración, el nacionalismo, el fascismo, el machismo y la xenofobia.

Para el partido de Santiago Abascal, la equiparación que se hacía del partido con otros que incluso han sido ilegalizados por la difusión del mensaje nazi y de odio constituía una difamación y un perjuicio para su reputación.

Pero la magistrada concluye que no hay delito de calumnias porque “no se aprecia manifestación alguna que atribuya al querellante la comisión de delito alguno” y en su querella Vox “no señala expresamente cuál es la imputación que se realiza” contra la formación política.

Manifestaciones “ajustadas” a su ideología

Sí lo hace Vox al quejarse de que se equipare a su formación con el nazismo, pero no obstante la instructora tampoco aprecia la existencia de un delito de odio. “No existe en las manifestaciones vertidas en la publicación a que se refiere la denuncia -recalca- ninguna manifestación que incite ni a la violencia ni al descrédito o menosprecio del partido”. Se trata, según la juez, de “manifestaciones de quienes suscriben la publicación que consideran ajustadas a la realidad de la ideología del partido” y que hacen referencia “a extremos con los que el querellante podrá estar más o menos conforme, pero atribuir a un grupo o colectivo un pensamiento concreto o una ideología concreta no puede considerarse que incita a la violencia ni a actos que impliquen un riesgo para la seguridad”.

Por último, tampoco advierte que se haya cometido un delito de injurias pues el informe, dice, “pretende hacer un análisis de lo que considera una evolución al alza de las ideas que llama de extrema derecha en Europa y hace referencia a datos de toda Europa”. Y la referencia a Vox, señala, “se encuentra en dicho análisis como uno más de los que forman parte de un espectro más amplio”.

Covite denuncia una “campaña de linchamiento”

En un comunicado, Covite muestra su satisfacción por la resolución judicial. “Ha quedado acreditado judicialmente que en ningún momento Covite quiso relacionar a Vox con grupos terroristas. Desde Covite siempre hemos estado muy tranquilos con este tema porque sabíamos perfectamente que no habíamos cometido ninguno de los delitos de los que Vox nos acusaba”, mantiene la asociación de víctimas.

El Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo (OIET) es un organismo creado por Covite para investigar desde una perspectiva académica y científica la fenomenología terrorista. El informe objeto de la querella, recuerda la asociación, tenía por objetivo la presentación del Observatorio de violencia y terrorismo de extrema derecha, creado en el seno del OIET “con el objetivo de documentar toda la actividad violenta dirigida o inspirada por ideologías de extrema derecha en países occidentales, incluyendo atentados terroristas, tentativas de atentado, operaciones policiales y delitos de odio en los que se pueda probar motivación por dicha ideología”.

“El enfoque y la terminología empleada en todo el trabajo de este observatorio corresponde en todo momento al ámbito académico, sin relacionar a ningún partido político con el fenómeno del terrorismo de extrema derecha”, aseguran desde Covite. Y destaca que solo se hacía referencia a Vox en el artículo introductorio “para poner en contexto al lector” aludiendo a “partidos políticos encuadrados en esta ideología” que han tenido un auge electoral en los últimos años.

“Covite siempre ha sido muy escrupuloso en el respeto a la ley y consideramos un tanto ridículo que nos acusasen de tratar de terroristas a quienes no lo son, jamás hemos hecho algo así y nuestra trayectoria nos lo avala”, subraya la asociación de víctimas, que se queja de que Vox interpuso la querella antes de que se celebrase el acto de conciliación, fijado para el pasado 11 de febrero, reprochando a la formación política que difundiese un comunicado asegurando que Covite “había decidido no asistir, razón por la que no habían tenido otro remedio que interponer la querella”.

“Esa mentira dio pie a una campaña de linchamiento contra Covite en redes sociales, en la que se vertieron todo tipo de mentiras y mensajes de odio hacia nosotros, lo cual resultó muy doloroso de sufrir”, lamenta la presidenta de la asociación, Consuelo Ordóñez.

“Quisieron atacar nuestra trayectoria de 23 años en defensa de los derechos de las víctimas. Si algo ha distinguido siempre a Covite a lo largo de estos 23 años ha sido ser un ejemplo de convivencia y de valores como el respeto y la tolerancia a la pluralidad ideológica, también la de aquellos que nos atacan y tratan de debilitarnos”. “Habrá socios de Covite que sean de Vox o cercanos a Vox y les respetamos completamente, como no podía ser de otra manera. Es más, lamentamos mucho el malestar que les haya podido causar esta polémica artificial que Covite en ningún caso ha buscado”.