Iglesias ante la carta con las balas: “No nos atacan por quiénes somos sino por lo que representamos”

El ex vicepresidente reacciona a la misiva que ha recibido: “es la normalización y el blanqueamiento del discurso de odio de la ultraderecha”

Imagen de la carta de amenazas que ha recibido Pablo Iglesias
Imagen de la carta de amenazas que ha recibido Pablo IglesiasLa Razón (Custom Credit)

Varios ministros han respondido a las amenazas en forma de carta y con una bala en su interior que han recibido en las últimas horas el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ya son seis ministros los que han condenado con firmeza los hechos.

La primera en manifestarse ha sido la ministra de Igualdad, Irene Montero, quien, a través de Twitter, ha señalado que los demócratas deben dejar claro que las amenazas y el odio son intolerables y que, además, hay que dirigirse a aquellos que “legitiman y blanquean a la democracia” por ser “el caldo de cultivo de esta violencia”. “Mi abrazo y compromiso antifascista para Fernando, María Gámez y Pablo Iglesias”, ha concluido Montero su mensaje.

En esta misma línea, la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, ha querido enviar “toda” su “solidaridad” a los afectados por estas amenazas, al tiempo que las ha condenado.

“Es inadmisible que esto se produzca en una democracia y muy preocupante el discurso del odio y la violencia que algunos han instalado en nuestra sociedad”, ha lamentado Calvo también en su perfil de la citada red social.

La reacción de Iglesias

A última hora del día se ha conocido la reacción de Pablo Iglesias, uno de los señalados por esas misivas en la que asegura que estas acciones son la “consecuencia de la normalización y el blanqueamiento del discurso de odio de la ultraderecha”. Estas son las palabras exactas que ha querido manifestar el ex ministro:

“El Ministerio del Interior ha recibido una carta dirigida a mi con amenazas de muerte hacia mí y hacia mi familia. El sobre contenía 4 balas de Cetme. No es la primera vez que sucede. Hoy también han recibido cartas amenazantes el ministro Marlaska y la Directora de la Guardia Civil. Amenazas y más amenazas para que dejemos de hacer política, y que cada vez van un poco más lejos.

Esto es otra consecuencia más de la normalización y el blanqueamiento del discurso de odio de la ultraderecha. Esto es consecuencia de la normalización mediática de bulos y mentiras contra nosotros. Y también es la consecuencia de la impunidad. No ha habido ni un solo detenido por el atentado contra nuestra sede en Cartagena con un cóctel molotov. El ex legionario que disparó con fuego real contra fotos de miembros del Gobierno mientras reía frente a la cámara, se ha ido de rositas. No ha habido ninguna consecuencia para los militares retirados que hablaban de fusilar a 26 millones de españoles por rojos. ¿Cómo no van a sentir una impunidad absoluta como para enviarnos amenazas de muerte con balas de un fusil de asalto?

Si crees que esto no va contigo, te equivocas. Porque no solo me están amenazando de muerte a mí y a mi familia y a cargos del Gobierno y del Estado. Te están amenazando a ti, están amenazando tu derecho a votar a quien te dé la gana y a ejercer tu libertad. Están amenazando la democracia. Porque no nos atacan por quiénes somos sino por lo que representamos. Hoy soy yo pero, si continúan la impunidad y el blanqueamiento mediático de la ultraderecha, mañana serán otros compañeros. Nosotros vamos a denunciar estas amenazas en los juzgados. Pero la amenaza a la democracia la tenemos que rechazar entre todos y todas. Esto no va de personas ni de partidos, va de defender la libertad y la democracia. Para ser demócrata hay que ser antifascista