La Armada descarta la compra de 25 cazas F-35B y reduce las necesidades a 12 aviones

Reconoce contactos con Estados Unidos para sustituir los AV-8B+ por este modelo pero están en una fase previa en la que en ningún caso se ha incluido un número concreto de aeronaves

Caza de combate Harrier en la cubierta del LHD Juan Carlos I
Caza de combate Harrier en la cubierta del LHD Juan Carlos I FOTO: Armada

La pasada semana, un medio digital británico publicaba que varios países europeos, entre ellos España, habrían iniciado conversaciones para interesarse por el F-35, citando para ello a un funcionario de la administración americana. Así, según estas fuentes, nuestro país podría optar a 25 F-35A convencionales de despegue y aterrizaje (CTOL) para el Ejército del Aire, en sustitución de los F-18 Hornet actualmente en servicio, fabricados por Beoing, y otros 25 F-35B de despegue corto y aterrizaje vertical (STOVL) para la Armada, para reemplazar al McDonnell Douglas AV-8B Harrier, que operan actualmente en el portaaviones Juan Carlos I. “Se planea una selección de tipo para 2025, y las entregas comenzarán aproximadamente en 2027″, explica este medio.

Esta información no encajaba demasiado con los planes y las partidas presupuestarias reales de nuestro país y, así, fuentes oficiales no tardaron en matizar esta información. “Somos una Armada, no un Ejército del Aire”, apunta una fuente autorizada al ser preguntada sobre esos 25 F-35B.

La Armada ha concretado a Infodefensa.com que sus necesidades pasan por un máximo de 12 aviones para reemplazar a la flota de igual número de Harrier AV-8B+ con capacidad de despegue y aterrizaje vertical (STOVL) que dispone en la actualidad. En este marco, de acuerdo con la fuente, no resulta razonable un número tan elevado como el de las 25 unidades que la semana pasada filtró el medio británico Jane´s que España pretende adquirir de este modelo (junto a otros 25 de la variante de despegue y aterrizaje convencional, F-35A, para el Ejército del Aire).

La realidad, de momento, es que las autoridades españolas solicitaron el pasado mayo oficialmente información sobre una posible compra de aviones de combate F-35B para la Armada, ya que son los únicos que existen hoy día capaces de sustituir a los Harrier AV-8B+ en el buque español Juan Carlos I. La RFI, como es conocido por sus siglas en inglés este procedimiento de pesquisa previa a cualquier negociación, es una fórmula no vinculante en la que en ningún caso se ha incluido un número concreto de aeronaves. Eso deberá decidirse, si el proceso avanza, cuando se obtengan más datos (precio, plazos, etc.) para valorar la posible compra.

También es cierto que el pasado agosto una delegación del Ministerio de Defensa, encabezada por el director general de Armamento y Material (Digam), almirante Santiago González Gómez, se reunión en Arlington (Virginia) con el teniente general Erick Fick, de la Fuerza Aérea Estadounidense (Usaf) en la denominada Oficina del Programa Conjunto (Joint Program Office, JPO) del caza de combate F-35 Lightning II, que es la entidad encargada de gestionar el proyecto de este avión.

Estos pasos corroboran el interés ya conocido de la Armada por el caza estadounidense, que podría acabar adquiriéndolo junto a un lote de la variante F-35A para el Ejército del Aire, interesada a su vez en sustituir por un nuevo modelo su flota actual de aviones F-18, empezando por los destinados en la base canaria de Gando. Aunque en este caso, como indicó la semana pasada durante la feria Feindef, en Madrid, el jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA), general del Aire Javier Salto Martínez Avial, la solución para sustituir las 20 unidades de esta base canaria pasa exclusivamente por el Eurofighter. Para el resto de unidades (más de medio centenar) sí cabe la posibilidad del F-35A.

“Por esta razón, se ha iniciado un proceso de obtención junto al Ejército del Aire para encontrar una solución que satisfaga los requisitos operativos de ambos usuarios”, apuntan desde la Armada. “Si bien el Ejército del Aire estudia varias opciones, en el caso de la Armada la solución actual pasa por la adquisición del F-35B, pues se trata de la única aeronave en el mercado con capacidad STOVL”. En los próximos años (hacia finales de la década), la Armada será el único usuario en el mundo de los veteranos Harrier, por lo que su sostenimiento dejará de contar con el apoyo del que dispone ahora que otras fuerzas, de la entidad del Cuerpo de Marines de Estados Unidos, siguen manteniendo en su arsenal este modelo. “Por ello, en el futuro próximo es necesario iniciar la sustitución de los mismos, dando de baja al avión Harrier, añade la fuente oficial.

Empresas españolas

En este marco, continúa, “el concepto de operación de la Armada para los F-35B estaría en un máximo de 12 unidades, manteniendo así la capacidad actual”. La nueva aeronave “sería empleada a bordo del [buque] LHD Juan Carlos I, desde la Base Naval de Rota”.

La inversión que podría suponer la adquisición de esta plataforma, concluye la Armada en su respuesta a Infodefensa.com, “requeriría un adecuado enfoque de retorno, en la forma de un plan industrial, para dar cabida a empresas españolas”.

Sobre las necesidades del Ejército del Aire, el general del Aire Salto Martinez-Avial, ha explicado que la mejor solución, en la actualidad, para sustituir parte de los anticuados F-18 es la adquisición de aviones de fabricación europea Eurofighter de la versión más avanzada (LTE), si bien para el resto de la flota no descarta la compra ni de más Eurofighter ni de otro modelo de caza de quinta generación, lo que apunta directamente al F-35A. Tradicionalmente, el Ejército del Aire cuenta con al menos dos modelos distintos de aviones de combate, lo que suma más posibilidades a la última opción. En este punto, al igual que en el caso de la Armada, aún está por definir cuántos aviones se podrían adquirir, por lo que también parece una cifra filtrada sin demasiada base real los 25 F-35A de la información de Jane´s, en la que se cita como fuente a un interlocutor oficial del vendedor sin especificar más.

Ante los avances del FCAS

Infodefensa.com también ha consultado a otras fuentes militares e industriales próximas al proceso, y en todos los casos el número de 25 posibles F-35B, junto a otros 25 F-35A, les ha resultado fuera de lógica. Uno de los interlocutores ha señalado la posibilidad de que la información haya saltado de forma interesada ante los avances del denominado Futuro Sistema Aéreo de Combate (FCAS), el programa en el que España está implicada junto a Francia y Alemania para el desarrollo de un sistema de defensa que incluye un avión de combate de próxima generación que deberá estar listo en torno a 2040.