Abascal pidió protección en diciembre e Interior no lo ha gestionado hasta su denuncia pública

La Secretaría de Estado de Seguridad dijo en un primer momento que no había “petición oficial” y rectificó para decir que estaba en estudio

El líder de Vox denuncia una campaña de amenazas y el retraso de Interior en activar las medidas de seguridad

El líder de Vox, Santiago Abascal solicitó seguridad en diciembre y reprochó ayer al Ministerio del Interior que no le hubiera respondido aún a su solicitud. «Hemos solicitado protección al Ministerio del Interior y aún no nos han contestado», dijo Abascal durante un desayuno informativo en el Club s. XXI.

En concreto, la formación remitió un escrito el pasado 20 de diciembre a la Secretaría de Estado de Seguridad en la que solicitaba que, a la mayor brevedad posible, estudiaran las medidas a tomar sobre la evaluación del «riesgo de seguridad» tanto de sus sedes como de los líderes de Vox.

La formación que lidera Abascal, argumentaba en su escrito que desde las elecciones andaluzas del pasado 2 de diciembre los principales líderes habían tenido una importante «explosión mediática» y de ámbito nacional. Además, tras dichos comicios, indicó que se había «alentado desde formaciones políticas y medios de comunicación, movilizaciones en contra de nuestro partido, sus dirigentes, afiliados y votantes». Entre ellas subrayó que las consignas habían provocado «decenas de incidentes» en diferentes ciudades de la geografía nacional y que por todo ello los líderes del partido estaban desprotegidos.

Tras dicha llamada de atención, Interior indicó ayer en un principio a Ep que no tenía «ninguna petición oficial» de Vox, aunque poco después reconoció que sí se había cursado una, el pasado 21 de diciembre, y que estaba actualmente en estudio aunque la fecha del escrito que Vox remtió data de un día antes. Según ha podido saber La Razón, la Secretaría de Estado de Seguridad, hasta ayer, no había solicitado aún a la Policía el informe sobre la evaluación del riesgo, un trámite que se hace con todas las personas que solicitan dicha protección. En su día, el líder de Podemos, Pablo Iglesias solicitó también protección y desde Interior se actuó con algo más de celeridad a la hora de cursar la petición de evaluación del riesgo con el fin de valorar si era necesaria o no dicha protección.

Después de la «alerta antifascista» en la que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, llamó a «movilizarse para defender las libertades, la justicia social, la fraternidad y en última instancia la democracia» se sucedió una ola de altercados, agresiones a simpatizantes de Vox que ponían mesas informativas en Zaragoza o Cataluña, intentos de boicot de actos como el de Burgos que, según denunció Vox, hizo que un joven incluso se enfrentara al secretario general del partido Ortega Smith tras conseguir colarse en el acto, o el intento de boicot contra una paellada del partido que obligó a los Mossos a cargar contra Arran y los CDR, además de las repetidas pintadas en las que el nombre de Abascal sale en una diana, «Abascal, fascista, gora ETA», «Abascal, te mereces un tiro en la nuca» o «Vox vamos a matar» así como insultos y amenazas a través de redes sociales.