Así actúan las fuerzas de seguridad de Europa

Las calles de varias ciudades europeas se han convertido este año en verdaderos campos de batalla, donde los manifestantes han tenido que ser contenidos por las fuerzas de seguridad

Manifestantes durante la huelga contra la reforma de Macron el pasado 12 de septiembre
Manifestantes durante la huelga contra la reforma de Macron el pasado 12 de septiembre

Las calles de varias ciudades europeas se han convertido este año en verdaderos campos de batalla, donde los manifestantes han tenido que ser contenidos por las fuerzas de seguridad.

La Policía Nacional y la Guardia Civil han cargado hoy contra los independentistas que incumpliendo el mandato del Tribunal Constitucional se han echado a las calles para organizar y participar en el referéndum ilegal.

Como hoy en Cataluña, las calles de varias ciudades europeas se han convertido este año en verdaderos campos de batalla, donde los manifestantes han tenido que ser contenidos por las fuerzas de seguridad. La actuación de la Policía en España se enmarca en proporcionalidad y fuerza en las llevadas a cabo por las fuerzas de seguridad de otros países europeos como Alemania, Italia, Francia o Bélgica ante disturbios similares.

Ejemplos de estas actuaciones policiales son las llevadas a cabo por los gendarmes franceses en la pasado huelga general del 12 de septiembre contra la reforma laboral de Enmanuel Macro. En la manifestación en la que participaron unas 60.000 personas, jóvenes encapuchados atacaron a la Policía, que respondió con gases lacrimógenos y cañones de agua. El balance fue de 13 detenidos y 7 heridos.

Otros ejemplos de la radicalidad de algunos manifestantes y de la fuerza utilizada por la policía para disolver sus manifestaciones fue la macha del pasado 20 de julio en Hamburgo en protesta por la presencia de Donald Trump en la Cumbre del G20. Ese día, fueron detenidas 186 personas, cinco de ellas españolas, y 476 agentes resultaron heridos.

También Bélgica y Holanda han vivido situaciones similares con las marchas y manifestaciones violentas. En Rotterdam, los antidisturbios tuvieron que dispersar con cañones de agua y perros a las personas que se manifestaban a favor del gobierno turno y contra el veto a la visita de dos de sus ministros a los Países Bajos. Al menos 12 personas fueron detenidas.

Ayer mismo, tres manifestantes y dos policías resultados heridos durante una marcha contra la reunión de Empleo del G7 celebrada en Turín. De nuevo, grupos de encapuchados se enfrentaron a las fuerzas de seguridad a los que lanzaron cohetes y fuegos artificiales.