Así es el Alakran, el nuevo porta-morteros del Ejército de Tierra

Se trata de un vehículo cuyo principal atributo es la velocidad: en menos de un minuto es capaz de desplegarse, disparar, replegarse y huir del lugar

Imagen del porta-morteros Alakran
Imagen del porta-morteros Alakran

Se trata de un vehículo cuyo principal atributo es la velocidad: en menos de un minuto es capaz de desplegarse, disparar, replegarse y huir del lugar

Dentro del marco horizonte 2035 (la tarea de Defensa para adaptarse a las necesidades de tal año) el Ejército de Tierra ha probado y evaluado el porta-mortero Alakran, una suerte de transportador de lanzamisiles de rápido despliegue. Ha sido la Brigada “Alfonso XIII” de la Legión la encargada de dar uso a la herramienta.

La principal virtud del Alakran es la rapidez: el vehículo está listo para disparar en tan sólo 35 segundos, necesita únicamente 8 para volver a apuntar y requiere 25 para replegarse. El capitán Celma, quien ejerció como jefe de Sección de Morteros durante el experimento, explica a la revista Tierra Digital que “una de las ventajas que ofrece el aparato es la velocidad para asentar el mortero, para entrar en posición y para replegar”. Además, el sistema neumático que integra permite hacer fuego con la pieza en el suelo: ello implica que se puede abandonar el asentamiento en tan sólo 30 segundos porque se puede recoger en movimiento, una vez la placa base se eleve ligeramente del suelo.

Cada vehículo porta-mortero proporciona una capacidad de fuego de 81/120 milímetros. Las pruebas realizadas se centraron en el modelo de 120, pero también se empleó el sistema Cardom, otro porta-mortero con munición de 81 milímetros que sirvió como referencia para calibrar la precisión y la dispersión.

Alakran permite la ocupación de cuatro personas en la cabina; un jefe de pelotón; un conductor; y dos sirvientes, que son los encargados de realizar las acciones de fuego. Posee, además, una altísima capacidad de movilización: se puede instalar en vehículos a partir de 1,5 toneladas sin refuerzos adicionales y puede ser helitransportado gracias a su ligereza. La estación meteorológica integrada ayuda a prever malas condiciones climatológicas, y sus prestaciones protegen de la radiación solar, el polvo y el agua.

El porta-morteros, además, cuenta con un sofisticado sistema de electrónica avanzada: es posible operar tanto dentro como fuera del vehículo gracias a su software, que incorpora un mecanismo propio de gestión de fuegos a través del cual se muestra su localización y la de los objetivos asignados. Por último, también es notable su alta capacidad de fuego: permite una carga de 52 granadas de 120 milímetros, pudiendo realizar 12 disparos en el primer minuto y 4 en fuego sostenido.