MENÚ
viernes 14 diciembre 2018
13:13
Actualizado

«Capote» de la Casa del Rey a Pedro Sánchez y su esposa: «Siguieron en todo momento las indicaciones de Zarzuela»

La Casa del Rey ha emitido un comunicado en el que explica que lo ocurrido ayer en el besamanos del Palacio Real fue un malentendido y el presidente y su mujer hicieron lo que les dijeron

  • «Capote» de la Casa del Rey a Pedro Sánchez y su esposa: «Siguieron en todo momento las indicaciones de Zarzuela»
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

13 de octubre de 2018. 19:08h

Comentada
Madrid. 13/10/2018

No es habitual que la Casa del Rey emita comunicados aclaratorios pero en esta ocasión ha querido echar un capote al matrimonio Sánchez-Gómez, es decir, al presidente del Gobierno y a su esposa, después de la polémica de ayer "ante las interpretaciones surgidas a raíz del malentendido" que tuvo lugar ayer, viernes, en la tradicional recepción que don Felipe y doña Letizia ofrecieron con motivo de la Fiesta Nacional.

Desde Zarzuela han asegurado que tanto Pedro Sánchez como Begoña Gómez siguieron las instrucciones que se les facilitó en la recepción del Palacio Real, que fueron las de "permanecer" con los Reyes "hasta que los siguientes invitados llegaran a las inmediaciones" del Salón del Trono: "Siguieron en efecto y en todo momento las indicaciones de la Casa de Su Majestad el Rey".

Estas instrucciones fueron, prosigue el comunicado, "las de que permanecieran en el Salón del Trono del Palacio Real con Sus Majestades, hasta que los siguientes invitados llegaran a las inmediaciones de dicho salón para proceder al tradicional saludo a los Reyes".


La polémica de Sánchez en el besamanos: ¿Error de protocolo o afán de protagonismo?

"Como quiera que la presencia del resto de invitados quedó restablecida de forma inmediata, el ritmo habitual de saludo fue recuperado sin solución de continuidad, y se produjo la situación sobrevenida a la que se hace referencia", concluye la nota.

El episodio ocurrió al comienzo del besamanos de los Reyes en el Salón del Trono.

El jefe del Ejecutivo y su esposa fueron los primeros en saludarles y nada más hacerlo, se situaron a su derecha.

Durante un breve instante, permanecieron a la vera de Don Felipe y Doña Letizia hasta que un miembro del servicio de protocolo de la Casa del Rey les pidió que avanzaran, después de estrechar la mano de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que era la siguiente en la línea de saludos. Todo el malentendido no duró más que unos pocos segundos, pero fueron tiempo más que suficientes para que el hecho se convirtiera en lo más destacado de la recepción en el Palacio Real tras el desfile de las Fuerzas Armadas con motivo de la Fiesta Nacional.

Moncloa consideró que se había tratado de una "anécdota" y corroboraba la versión ofrecida por Zarzuela de que "siguieron en todo momento las indicaciones" que les dio el servicio de la Casa Real.

En un primer momento, el Gobierno justificó que Sánchez y su esposa se quedaron junto a los Reyes en que les habían comentado que iba a haber una foto de los Reyes con las máximas autoridades del Estado, la cual no se llegó a realizar.

Últimas noticias