Margallo destituye al embajador de España en Bélgica por absentismo y acoso

Una inspección interna alertó a Exteriores sobre anomalías graves y abuso de autoridad

El embajador de España en Bélgica, Ignacio Jesús Matellanes Martínez, fue cesado ayer de su puesto tras denuncias de «absentismo» y «acoso» a propuesta del ministro de Astuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, el pasado viernes en la reunión del Consejo de Ministros, y se hizo público ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El cese se produce después de que la Inspección General de Servicios del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación realizara entre el 9 y el 11 del pasado mes de marzo una inspección urgente en la Embajada de Bruselas, la cual concluyó con un resultado «muy desfavorable» a la gestión de Matellanes. Este hecho fue denunciado por el sindicato SISEX- USO, el cual decidió informar al jefe de la diplomacia española sobre el asunto indicándole que debería ordenar el cese «de manera cautelar» de éste, así como ordenar la apertura del «correspondiente expediente informativo». La decisión de investigar al ex embajador se debe a diversas denuncias del personal de la Embajada, y tras entrevistas de la inspectora general con el personal diplomático se elaboró un informe al que tuvo acceso Europa Press y en el que la inspectora sostiene que la Embajada «no parece cumplir las funciones que le son propias» como son la respresentación diplomática ante las autoridades belgas, así como el vaciamiento de competencias del personal diplomático y la total ausencia de coordinación interna. En el informe se señala que «el clima social imperante en la Embajada es de desconfianza, falta de comunicación y tensión por el ejercicio de la autoridad por parte del Jefe de Misión a través del miedo, la amenaza y el enfrentamiento, que se ha visto reflejado en un nivel inusualmente alto de bajas médicas por depresión». Los hechos podrían ser tan graves que, según el protocolo de actuación frente al acoso laboral, la inspectora recuerda en su informe que en la Administración General del Estado constituye acoso laboral la «exposición a conductas de violencia psicológica intensa, dirigidas de forma reiterada, metódica y prolongada en el tiempo hacia una o más personas, actuando desde una posición de poder, con el propósito y el efecto de crear un entorno hostil y humillante que perturbe la vida laboral y personal de la víctima».

Ignacio Jesús Matellanes fue designado para el cargo en marzo de 2012. Anteriormente desempeñaba las funciones de cónsul general de España en Nápoles, así como también fue nombrado secretario general técnico del Ministerio de Asuntos Exteriores en el año 2004, y embajador de España en Nicaragua en 2001.