Condecorados dos de los legionarios fallecidos por su labor en Afganistán

La Razón
La RazónLa Razón

El pasado 24 de abril, el comandante del Mando de Operaciones, almirante Teodoro Esteban López Calderón, dio el visto bueno al expediente para la concesión de dos distinciones a sendos militares por hechos extraordinarios en operaciones. En dicho documento figuraban dos nombres: el del brigada Antonio Navarro García y el del también brigada Manuel Velasco Román. ¿Les suenan los nombres? Son dos de los tres legionarios que fallecieron el lunes como consecuencia de la explosión registrada en la base «Álvarez de Sotomayor» de la Legión en Viator (Almería).

El expediente de ambos artificieros llegó el pasado día 10 al Ministerio de Defensa y, ayer, Pedro Morenés procedió a firmarlo, de acuerdo con la tramitación habitual, tal y como informó su departamento. La tragedia se cruzó en sus vidas y ahora recibirán la condecoración a título póstumo.

Concretamente, el brigada Navarro había sido propuesto para recibir la Cruz al Mérito Militar con distintivo azul por su intervención al desactivar un artefacto explosivo improvisado cuando ejercía la jefatura del Equipo de Desactivación de Explosivos en la base de Ludina, en Afganistán. Según el expediente, Navarro aseguró la zona, protegió al personal desplegado y desactivó el artefacto «manteniendo en todo momento la serenidad». Gracias a su «maestría», se pudieron conocer de una forma más detallada los procedimientos de la insurgencia.

Mientras, el brigada Velasco había sido propuesto para una Citación como distinguido en la Orden General por la desactivación de otro artefacto en la ruta «Sulphure» del país asiático. Él también era el jefe del Equipo de Desactivación de Explosivos. Con la citación se le reconoce el valor, la serenidad y la calma mantenida. Velasco poseía desde 2011 la Cruz al Mérito Militar con distintivo azul por sus destacadas actuaciones.