Política

... cuando la inmigrante es su amante y en el coche viaja su mujer

Que la inmigración irregular tiene mil caras e historias es algo a lo que están acostumbrados los agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado encargados del control migratorio en Ceuta o Melilla. Sin embargo, muchas historias no dejan de sorprender todavía.

La última situación se ha producido en la estación marítima del puerto de Ceuta cuando los agentes de la Guardia Civil procedieron a inspeccionar rutinariamente una furgoneta que había llegado al embarque a las 15.10 horas del pasado día 2 de marzo de este año.

Según han informado fuentes de la Guardia Civil, la actitud nerviosa del conductor provocó que los agentes optaran por efectuar un minucioso registro del vehículo ante la posibilidad de que ocultara droga o cualquier otro tipo de sustancia ilegal.

Sin embargo, la sorpresa de los agentes fue cuando hallaron en el doble fondo de la furgoneta, bajo el asiento delantero, a una mujer con evidentes síntomas de asfixia y que iba a ser llevada hasta la península de forma ilegal.

Hasta ahí no dejaba de ser un servicio migratorio más, pero la historia se complicó cuando el conductor reconoció que la mujer era su amante, quien viajaba en la furgoneta junto a su mujer, la cual desconocía por completo la existencia de esta inmigrante.

La mujer del conductor indicó a los agentes que desconocía la trama que había ideado su marido para trasladar a su amante a la península, por lo que no fue imputada por la justicia española, donde fue presentada para prestar declaración.

El marido, mientras tanto, confirmó durante la vista que la mujer que escondía era su amante y que había intentado llevarla a la península a pesar de saber que carecía de cualquier tipo de documentos para estar legalmente en el territorio nacional.

En la vista oral la Guardia Civil destacó que el hueco habilitado en la furgoneta hacía que la inmigrante -de nacionalidad marroquí- tuviera riesgo de muerte debido a la escasa oxigenación del habitáculo preparado por M.M.

El tribunal de la Sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz en Ceuta ha dictado una sentencia condenatoria contra M.M., también marroquí, como autor criminalmente responsable de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, según la sentencia a la que ha tenido acceso EFE.

Por este motivo, el marroquí ha sido condenado a tres años de prisión al unirse el agravante del peligro para su vida que sufría la inmigrante, o mejor dicho su amante.

En esta ocasión, una infidelidad le ha salido muy cara al protagonista de esta nueva historia.