El Ejército se niega a dar un concierto en Talarn por los lazos amarillos en el auditorio

La Academia General Básica de Suboficiales de Talarn (Lérida) celebra hoy la entrega de despachos a los nuevos sargentos del Ejército. Un acto que será presidido por el Rey y que, como es habitual, vuelve a estar salpicado por la polémica. Y no sólo por el ya clásico plantón de los representantes de los principales municipios de la zona (incluido el de la capital) al estar la mayoría en manos independentistas. Este año, además, los propios militares han rechazado dar su tradicional concierto de final de curso en el salón municipal de la cercana localidad de Tremp al negarse el Consistorio a retirar de su interior los lazos amarillos y las fotos de los políticos catalanes presos. El recital, que tuvo lugar ayer, se celebró finalmente en el salón de actos de la Academia.

No es la primera vez que el Ayuntamiento de Tremp pone pegas a una actuación de este tipo, pues ya en 2018 el equipo de Gobierno municipal dijo que se había estropeado el aire acondicionado del mismo auditorio, lo que obligó a la Academia a celebrar el concierto en sus propias instalaciones.

Tal y como confirmaron a este periódico fuentes del Ejército de Tierra, «todos los años, la víspera a la entrega de despachos siempre se realiza un concierto, que es además un concierto para el pueblo de Tremp». Antes se solía hacer en el parque del Pinell, pero en las últimas ediciones se empezó a celebrar en el Espacio Cultural La Lira de este municipio. Al principio no tuvieron muchos problemas y las Unidades de Música de la Academia General Militar y de la Inspección General del Ejército interpretaban no sólo marchas militares o el himno, sino también obras clásicas del folclore catalán y español. Y siempre lo llenaban. Pero ya el pasado año comenzaron los recelos: «Nos dijeron que se había roto el aire acondicionado de la sala y no se hizo allí», explican evitando afirmar con rotundidad que se trataba de una excusa.

Pero llegó la entrega de despachos de este año y los mandos de la Academia volvieron a intentar celebrar su concierto en La Lira. Cuando vieron el lugar, comprobaron que estaba decorado con lazos amarillos y fotografías de los independentistas presos, por lo que el director de la Academia, coronel Ricardo Salgado, pidió al Ayuntamiento que retirase dichos símbolos, al menos para su actuación. Sin embargo, la nueva alcaldesa, María Pilar Cases (ERC), se negó a ello alegando que llevan más de un año puestos. Por este motivo, «para mantener nuestra neutralidad política, se decidió trasladarlo al salón de actos de la Academia», aseguran las mismas fuentes.

Este rechazo del independentismo a las Fuerzas Armadas contrasta con la defensa de la Academia que en los últimos años han hecho los ayuntamientos de la zona (muchos en manos del secesionismo) por los beneficios económicos que deja en la comarca del Pallars Jussà.

Sin embargo, a pesar de este nuevo episodio, el Rey presidirá hoy la entrega de despachos a los sargentos de la XLIV promoción. En total, son 456 los que se gradúan, 26 de ellos mujeres. En estos 45 años de presencia de la Academia en la localidad leridana, se han formado un total de 26.415 suboficiales.

Es la tercera vez que Felipe VI preside este acto como Rey, pues ya lo hizo en 2015 y 2017.