El Gobierno pide al PSOE que se aclare sobre Cataluña

El PP teme que el plan independentista dañe la convivencia entre los catalanes.

El PP teme que el plan independentista dañe la convivencia entre los catalanes.

El Gobierno está preocupado porque la puesta en marcha del proceso independentista por parte de la Generalitat dañe la convivencia entre los catalanes y provoque episodios puntuales de enfrentamiento entre los independentistas y aquellos que son contrarios a la ruptura con España. Ayer, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, se dirigió de nuevo al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para urgirle a que recupere el sentido institucional, actúe como presidente de todos los catalanes, no sólo «de una facción», y no ponga en marcha ninguna iniciativa que pueda alterar la convivencia. El mensaje que salió de La Moncloa volvió a reclamar a Puigdemont que se avenga a debatir en el Congreso su proyecto de desconexión, y que siga los cauces legales establecidos en la Constitución para intentar conseguir su objetivo. «El Gobierno ya se ha movido y ha dicho hasta dónde está dispuesto a dialogar, con voz y taquígrafos», explicó el portavoz del Ejecutivo. No llegó a utilizar los duros términos con los que otros compañeros de Gabinete se han referido esta semana al proyecto de desconexión, tachándolo de «golpe de Estado», pero el portavoz sí denunció la radicalidad de una agenda independentista que no es compartida por la mayoría de los catalanes y que depende de los radicales de la CUP. «Nos dirigimos a la sociedad catalana para que vea que nuestra propuesta de diálogo es el camino correcto. No las imposiciones ni la unilateralidad», apostilló. Antes de incidir en que hay pronunciamientos de la sociedad civil catalana que conectan con lo que opina el Gobierno central, como ocurre con los planteamientos de empresarios catalanes del Círculo de Economía o de los juristas de la Cámara catalana y del Consejo de Garantías Estatutarias.

Además de insistir en este llamamiento a la Generalitat para que modere sus posiciones, escuche a todos los catalanes y se ajuste a un diálogo en el marco de la ley, el portavoz también ratificó la confianza del Gobierno en que el líder del Partido Socialista, Pedro Sánchez, mantenga su apoyo a las decisiones que pueda tener que adoptar Mariano Rajoy para hacer frente al desafío independentista si Puigdemont sigue adelante con sus planes. «El PSOE está claramente tras la unidad de España, en defensa de la unidad territorial y en el convencimiento de que la soberanía reside en el pueblo español», argumentó Méndez de Vigo. Moncloa no teme que el nuevo PSOE, liderado por Sánchez, ponga en cuestión el acuerdo de Estado en defensa de la soberanía nacional, ni siquiera después de que el secretario general socialista electo haya confirmado su apuesta por el reconocimiento de una España plurinacional.