El histórico dirigente etarra Kantauri, ingresado en Murcia por una crisis cardiaca

En los tres juicios a los que fue sometido en España, suma una pena de 72 años de cárcel, que cumplirá cuando sea extraditado de forma definitiva, tras agotar sus condenas en Francia

El exdirigente de ETA José Javier Arizkuren Ruiz, "Kantauri", durante el juicio por ordenar el asesinato de Alberto Jiménez-Becerril y su esposa. EFE/Chema Moya ***POOL***
El exdirigente de ETA José Javier Arizkuren Ruiz, "Kantauri", durante el juicio por ordenar el asesinato de Alberto Jiménez-Becerril y su esposa. EFE/Chema Moya ***POOL***

En los tres juicios a los que fue sometido en España, suma una pena de 72 años de cárcel, que cumplirá cuando sea extraditado de forma definitiva, tras agotar sus condenas en Francia

El dirigente de la organización terrorista ETA, José Javier Arizkuren Ruiz, alias 'Kantauri', ha quedado ingresado este lunes en el hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia tras sufrir una crisis cardiaca, según ha podido saber Europa Press.

Arizkuren, que cumple condena en la cárcel de Campos del Río (Murcia I), ha sido evacuado desde el centro penitenciario hasta dicho hospital sobre las 15.30 horas.

La Audiencia Nacional condenó el 1 de julio de 2002 a 22 años de cárcel a Kantauri por el atentado frustrado contra un guardia civil en Llodio (Alava) en abril de 1985. Kantauri fue juzgado por estos hechos durante su entrega temporal a España, concedida por Francia, entre diciembre de 2001 y abril de este año, fecha en la que volvió a prisión en territorio galo.

En los tres juicios a los que fue sometido en España, Kantauri ha sumado una pena total de 72 años de cárcel, que tendrá que cumplir cuando sea extraditado de forma definitiva, tras agotar sus condenas en Francia. No obstante, el tiempo máximo efectivo de cárcel en España es de 30 años.

Kantauri fue condenado el 8 de abril de 2002 a 13 años de prisión por el intento de asesinato del Rey en Palma de Mallorca, y cuatro días después a otros 37 años por el asesinato del subcomisario del entonces Cuerpo Superior de Policía, Pedro Ortiz de Urbina, cometido en Vitoria (Álava) en 1984. Por ese hecho, el fiscal solicitó 57 años de cárcel para él.