Sánchez pide que le cambien de módulo por los ¡Viva España!

Jordi Sánchez se encuentra en un módulo "tranquilo", alejado de los presos más famosos como Jordi Pujol Ferrusola

Jordi Sanchez, presidente de la ANC, el pasado día 16 en la Audiencia Nacional
Jordi Sanchez, presidente de la ANC, el pasado día 16 en la Audiencia Nacional

El dirigente de ANC formuló ayer la petición por escrito ante el director de la cárcel.

El dirigente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, solicitó ayer por la mañana el cambio de módulo dentro de la prisión de Soto del Real.

El motivo: al ingresar en el módulo número 1, en la noche del martes, tras haber pasado la jornada anterior en el de ingresos junto con el dirigente de Ómnium Cultural, Jordi Cuixart, algunos reclusos, no todos, gritaron «¡Viva España!».

Al parecer, según fuentes penitenciarias, las exclamaciones de los reclusos, que en ningún caso eran insultantes ni amenazadoras, produjeron en Sánchez preocupación y congoja.

Por ello, en la mañana de ayer, solicitó el cambio de módulo tal vez porque tema ser recibido con vítores similares de nuevo por los presos cuando tengan ocasión de estar con él.

Los funcionarios hicieron ver a Sánchez que ha sido destinado al mejor módulo de Soto del Real, donde cumplen condena los internos de mayor edad y menos conflictivos. Aun así, insistió en su petición y se le indicó que debía formularla por escrito, lo que hizo de inmediato.

Normalmente, estos asuntos los resuelve el jefe de servicios, pero, dado el caso y de tratarse de Sánchez, será el director del centro penitenciario el que lo haga. Se cree que la petición será rechazada en principio ya que, insisten las mismas fuentes, el dirigente de ANC está en el mejor módulo.

No se tienen noticias de que Jordi Cuixart, de Ómnium Cultural, fuera acogida con exclamaciones patrióticas al ingresar en el módulo 4, otra de las dependencias de la prisión destinada a los presos menos conflictivos.

Al final, Intituciones Penitenciarias ha decidido que los dirigentes separatistas estén en módulos diferentes y no tengan relación con internos «vip», como Jordi Pujol Ferrusola, el mayor del «clan»; Ignacio González, ex presidente de la Comunidad de Madrid y ex militante del Partido Popular; Gerardo Díaz Ferrán, ex presidente de la CEOE, o el ex presidente del Fútbol Club Barcelona Sandro Rosell.

Tal y como adelantó LA RAZÓN, a Sánchez y Cuixart no se les ha aplicado el protocolo de prevención de suicidios y se les sometió a los trámites habituales que se llevan a cabo para el ingreso en prisión.

Por lo tanto, no tienen que disponer de un recluso de confianza que esté permanentemente con ellos para evitar que puedan autolesionarse o, incluso, quitarse la vida.

Los abogados de los dirigentes separatistas catalanes señalaron el pasado lunes que ambos tendrían que estar en prisión al menos 15 días (se supone que en función del tiempo que tarden en resolverse los recursos que van a ser presentados). Sin embargo, el período de permanencia entre rejas puede ser mucho mayor y depende de la tramitación del sumario.