El Peñón apresa un barco español por contrabando

La Policía de Gibraltar mantiene retenidos a tres pescadores de La Línea a los que ha incautado 100.000 cigarrillos. La operación se puso en marcha a raíz de unas informaciones recabadas por la Guardia Civil

La embarcación española San Francisco fue interceptada en la zona de La Caleta
La embarcación española San Francisco fue interceptada en la zona de La Caleta

Agentes de la Policía de Gibraltar (RGP, del inglés Royal Gibraltar Police) detuvieron ayer de madrugada a tres pescadores españoles en el marco de una operación contra el contrabando de tabaco, de acuerdo con un comunicado oficial. Los tres detenidos son Juan Morente Moreno, de 46 años, Juan Carlos Otero, de 49 años y Jesús Arcangel Linares, de 51 años, todos residentes de La Línea (Cádiz) e iban a bordo de la embarcación San Francisco, que fue interceptada en la zona de La Caleta y en la que se encontraron un total de 60.000 cigarrillos en seis cajas de tabaco. Además, en una playa del mismo área, los agentes también detuvieron a tres gibraltareños, dos de ellos de 38 años y el tercero de 42, que estaban en posesión de 100.000 cigarrillos sin la licencia apropiada. Pero la operación contra el contrabando no se limitó al mar. Ya en tierra, se ejecutaron varios órdenes de registro a lo largo del día en tres viviendas y un almacén en el que se incautaron otros 40.000 cigarrillos. Los detenidos gibraltareños fueron puestos en libertad con cargos, mientras los españoles quedaron retenidos bajo custodia policial y todos ellos comparecerán hoy a las 10:00 horas ante la Corte de Magistrados. A todos ellos se les imputa conjuntamente la «exportación de una cantidad comercial de cigarrillos sin el permiso de exportación correspondiente».

Según recalca la RGP en el comunicado, el pesquero español estaba siendo investigado por supuestas actividades ilegales en aguas gibraltareñas a raíz de unas informaciones de la Guardia Civil. Asimismo, la Policía de Gibraltar subraya que la detención no tiene nada que ver con asuntos de pesca o medioambientales.

Fuentes de la Guardia Civil confirmaron ayer a este periódico la versión del Peñón y aseguraron que el Instituto Armado «tenía conocimiento, junto con la Policía gibraltareña, de que esta gente estaba haciendo contrabando», aunque en ningún caso se puede hablar de «coordinación» entre ambas autoridades. La diferencia, según señalan las citadas fuentes, es que «si lo coge la Royal Gibraltar Police lo apresa y si lo coge la Guardia Civil los lleva para España». Respecto a los motivos de la detención, también coinciden en la versión facilitada por la RGP e insisten en que no se trata de delitos de pesca, como en otras ocasiones, sino única y exclusivamente de contrabando.

No obstante, la tensión se ha incrementado en los últimos días y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad españoles están encontrando dificultades para trabajar. Ayer, los sindicatos mayoritarios de Policía y Guardia Civil, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), respectivamente, leyeron junto a la Verja de Gibraltar un comunicado contra los ataques que están padeciendo.

En el escrito, ponen como ejemplo la llamada realizada por una página web para realizar escraches a los agentes españoles en sus domicilios o el atropello de un compañero por parte de un coche con matrícula gibraltareña, y piden al Gobierno que «no permita por más tiempo que se les utilice como el objetivo de un conflicto político en el que no tienen ningún protagonismo». En esta misma línea, recuerdan que ellos se limitan a hacer su trabajo y solicitan el apoyo del Ejecutivo. «Exigimos a nuestro Gobierno que adopte las medidas necesarias en este puesto fronterizo para garantizar la seguridad del trabajo realizado por la Policía y la Guardia Civil», zanjan.

Las Malvinas alientan a sus «amigos» llanitos

El Gobierno de Gibraltar hizo pública ayer una nota de prensa en la que alardea de haber recibido el apoyo de las Islas Malvinas, que remitieron un escrito en el que muestran su preocupación por «las tensiones crecientes» con España e inciden en el placer que les produce escuchar «los fuertes mensajes de apoyo» al Peñón que el Gobierno británico está lanzando estos días.

«Esperamos que la situación no se agrave y que se encuentre una solución rápida a la crisis actual. Enviamos nuestros mejores deseos a nuestros amigos de Gibraltar y queremos hacerles saber que estamos pensando en ellos durante este tiempo difícil», concluye el documento.