España

«El PNV ha actuado como colaborador necesario de Bildu»

Carlos Urquijo, delegado del Gobierno en el país Vasco

–Después de solicitar la suspensión de Jone Artole como «txupinera» en las fiestas de Bilbao y ver que salía al balcón... ¿Considera que de alguna manera la izquierda abertzale logró su objetivo?

Publicidad

–El Ayuntamiento de Bilbao y su órgano de gobierno del PNV transigió en exceso con la figura de la «txupinera» y todo para contemporizar con el mundo de Batasuna y tratar de asegurarse unas fiestas más tranquilas. Creo que lo hizo con esa intención. Es verdad que la persona designada no lanzó el cohete, ni en el momento en el que estaba en la balconada llevaba el uniforme de la «txupinera», pero estaba en la recepción saludando a todas las autoridades y ocupó un lugar privilegiado en la balconada en el comienzo de las fiestas.

–¿Considera que se ha cometido un fraude con esa resolución judicial?

–Creo que el Ayuntamiento no hizo lo que debía hacer. Jone Artole no debió tener el papel preponderante que tuvo en las fiestas porque ése era el espíritu del auto. En cuanto a la letra, que es lo que está en discusión, debe ser el juez quien diga en última instancia si se cumplió o no. La principal culpable es quien lo hizo y utilizando un símil jurídico tuvo un «colaborador necesario» en todo el equipo de gobierno de Bilbao.

– ¿Por qué cree que lo hizo el PNV? ¿Qué le debe a Bildu?

Publicidad

–No lo sé, eso deberían decirlo ellos. Durante demasiado tiempo el PNV está siempre mirando de reojo qué hace el nacionalismo más radical y quizá por eso tiene tantos paños calientes con ese mundo. Compiten por un espacio electoral y de vez en cuanto tienen que mostrar su cara más radical para poder atraer a esos votantes.

–Usted ha promovido más de 200 recursos contra ayuntamientos de Bildu en dos años... ¿Cree que todo lo que está ocurriendo forma parte de una estrategia de la izquierda abertzale?

Publicidad

–Es su estrategia permanente la de tratar de desbordar al Estado de Derecho, pero no lo van a conseguir. La maquinaria de la Administración podrá ser lenta, pero también es implacable. No nos vamos a dejar intimidar por ningún tipo de desafío que se pueda plantear.

–Al margen de esta estrategia conocida, ¿Hay algo más detrás?

–Lo que ellos quieren y piden es que el Estado de Derecho no exista en el País Vasco. Para ellos cualquier cosa que tenga que ver con la Constitución española y con nuestro ordenamiento jurídico tiene que desaparecer para lograr un País Vasco independiente.

–Con este escenario, ¿No ve a la izquierda abertzale más crecida que nunca?

– Creo que lo que evidencia es su debilidad. Están tratando de explotar un papel de víctimas y un discurso que cada vez asume menos la sociedad vasca. Lanzan un pulso de manera permanente y la gente está bastante aburrida del interés de los abertzales por politizarlo todo. Aunque en ocasiones algunos partidos tengan vértigo a denunciarlo públicamente, cada vez tienen menos predicamento en la sociedad, y ojalá se traduzca electoralmente en unos malos resultados. La gestión que Bildu está teniendo donde gobierna es bastante deficiente y está siendo rechazada por los ciudadanos porque no saben gestionar.

Publicidad