Política

El PSE no acudirá a la ponencia vasca de paz por la «involución» de Bildu

Los socialistas vascos han decidido finalmente no acudir a la reunión que celebrará el viernes la Ponencia de Paz y Convivencia en el Parlamento de Vitoria al considerar que EH Bildu no sólo no ha asumido el llamado "suelo ético"sino que ha habido una "involución"en su actitud.

Ahora está por ver si se celebrará este foro sólo con dos fuerzas políticas, el PNV y EH Bildu, y se deja fuera no sólo al PSE-EE sino también al PP y UPyD, que tampoco participan en la ponencia al entender que en esta legislatura se han cambiado las reglas de juego pactadas anteriormente con el único fin de incorporar a la coalición abertzale.

La no asistencia de los socialistas se ha conocido esta misma mañana, cuando el portavoz del PSE-EE, José Antonio Pastor, ha presentado un escrito dirigido a los otros dos miembros de esta ponencia parlamentaria en el que les anuncia esta decisión.

Pastor explica que el PSE pidió al PNV un aplazamiento de la reunión del viernes para comprobar si EH Bildu asumía el "suelo ético"compartido por el resto de grupos durante la pasada legislatura en las aportaciones que la coalición abertzale hará al Plan de Paz del Gobierno vasco, cuyo plazo finaliza el próximo día 20.

Como se ha desestimado ese aplazamiento "e incluso el PNV se ha mostrado más exigente con quien lo solicitó que con aquellos que se resisten a revisar su pasado", dice Pastor en referencia a EH Bildu, el PSE considera que "no se dan las condiciones mínimas exigibles para hacer de la ponencia un instrumento útil para consolidar una convivencia asentada sobre firmes bases democráticas".

El portavoz socialista recuerda que la ponencia se creó en la pasada legislatura, cuando Patxi López era lehendakari y la izquierda abertzale no estaba representada en la Cámara vasca, "con el objetivo de crear un espacio discreto y activo sobre el que asentar los cimientos de una sociedad en convivencia, desde la memoria, la justicia y la reparación".

Ya en esta legislatura, con el PNV al frente del Gobierno vasco y la incorporación del "mundo de Batasuna"al Parlamento, los impulsores de este foro vieron la oportunidad de retomarlo para avanzar hacia la convivencia en Euskadi tras el fin de la actividad terrorista de ETA.

Pero para los socialistas la ponencia "sólo tiene sentido si EH Bildu asume los principios democráticos compartidos y se compromete a una revisión crítica de un pasado de apoyo y justificación del uso de la violencia terrorista con fines políticos".

Desligitimar la violencia

El escrito del PSE precisa que este foro parlamentario debe servir para exigir a ETA su disolución definitiva e incondicional, desarrollar iniciativas para asentar la paz y la convivencia sobre valores éticos y democráticos desde una política de verdad, justicia y memoria, y para seguir avanzando en deslegitimar la violencia mediante un relato veraz del inmenso daño que el terrorismo ha ocasionado.

Por eso, antes del verano, se dieron un plazo para evaluar si EH Bildu daba "pasos positivos en la dirección deseada", precisa Pastor, quien lamenta que, sin embargo, a lo largo de estos meses "lejos de producirse esa evolución esperada, desde el mundo de la antigua Batasuna se han generado actitudes que apuntan a una involución".

Aún así el grupo socialista optó por "agotar la última oportunidad"con el fin de esperar a ver si EH Bildu aceptaba de forma "expresa y no cosmética"los principios éticos en las aportaciones que hará al Plan de Paz del Gobierno vasco, de ahí que Pastor pidiese al portavoz del PNV, Joseba Egibar, un aplazamiento de la cita del viernes.

Sin embargo, al no haberse aceptado, no acudirán a la misma porque no están dispuestos a que este foro "sea utilizado para blanquear la estrategia político-militar aplicada en el pasado y endosar las responsabilidades propias a otras instancias", concluye el texto.