El PSOE acentúa su caída libre por la fuga de votos a IU

La Razón
La RazónLa Razón

Tras un mes de agosto en el que numerosas voces pronosticaban una debacle electoral para la principal formación de centro derecha en España, lo cierto es que llegado el mes de octubre el Partido Popular continúa siendo la fuerza política más votada no sólo según el sondeo elaborado por NC Report que publica hoy LA RAZÓN, sino también en otros hechos públicos por medios de comunicación tradicionalmente afectos a la izquierda. Y ello después de que hayan transcurrido casi dos años de una legislatura en las que se han hecho esfuerzos sin precedentes para contener el gasto público, se han aprobado reformas estructurales tan necesarias como impopulares y, además, el partido ha tenido que hacer frente a la polémica en torno a quien fuera su tesorero, Luis Bárcenas. El resultado que obtendría hoy la principal formación del centro-derecha español es especialmente prometedor al tener en cuenta que nuestra economía, que ya empieza a mostrar signos inequívocos de recuperación, tardará aún algunos meses en empezar a producir cambios perceptibles en el bolsillo del ciudadano medio. Cuanto éstos empiecen a producirse, algo que todo parece indicar que sucederá a lo largo de 2014, las perspectivas electorales del PP, partido que asumió a finales de 2011 la misión de sacar a España de la crisis, mejorarán sustancialmente. Los suspiros de alivio que los analistas de sondeos electorales en Génova y Moncloa están dejando escapar después de las últimas encuentas de intención de voto publicadas en España parecen estar plenamente justificados.

Los sondeos ofrecen un panorama de muy distinto cariz para el PSOE, que sigue en caída libre y confirma su tendencia descendente. La creciente radicalización de las posturas del principal partido de la oposición, la crisis interna de liderazgo de Alfredo Pérez Rubalcaba y su equívoca posición en defensa de la unidad de España (en patente contradicción con la línea seguida por el PSC) provocan una importante fuga de votos, no sólo hacia la abstención e Izquierda Unida, sino también a Unión Progreso y Democracia, que se haría con un 1,9% de sus votantes.

El «efecto Mas» sique pasando factura a Convergència. La persistencia de la formación en liderar el órdago independentista acentuaría, de celebrarse hoy elecciones legislativas, el declive electoral de CiU en el Parlamento de Madrid con una pérdida de cuatro escaños que beneficiaría directamente a ERC, tradicional beneficiada del discurso radicalizado al que se ha lanzado el, hasta ahora, nacionalismo catalán moderado. Por otra parte, el aumento de Izquierda Unida y UPyD en intención de voto es patente, pero cabe preguntarse si, llegado el momento de decidir en las urnas qué formación política pilotará los mandos del Estado durante cuatro años, los electores descontentos de izquierda y de derecha seguirán dando su confianza a estos dos partidos políticos. En cualquier caso, parece evidente que son la crisis institucional y el desencanto que parte de la sociedad española siente hacia la clase política las principales causas, por una parte, del acusado aumento de la abstención, y por otra del descenso de los dos partidos tradicionalmente mayoritarios en España, PP y PSOE, situación que favorece el auge de los partidos minoritarios. De esta manera, la radicalización de las tácticas y las propuestas que vienen de la izquierda está beneficiendo a IU, que de cumplirse el sondeo cosecharía 15 escaños más que los que logró en las últimas generales. Y un proceso análogo es observable en el caso de CiU y ERC. Es interesante observar también cómo los votos que perdería el PP acabarían en abstenciones (y sólo en un tanto porciento menor en UPyD) mientras que los que pierde el PSOE por la abstención y los que acaban en IU son equivalentes (un 13% y un 11,4 % respectivamente).

UPyD cosecha votos entre los votantes socialistas

El partido liderado por la ex socialista Rosa Díaz es la fuerza política con los votantes más fieles (un 81, 7% de sus electores seguiría votándoles, según la encuesta). Además, el sondeo elaborado por NC Report pone de manifiesto que UPyD también crece hacia la izquierda y, en concreto, entre el electorado del partido socialista, al que, de celebrarse hoy elecciones legislativas, arrebataría un 1,9% de sus electores.