El PSOE defendía en 2006 que la Guardia Civil usara pelotas de goma pero ahora pedirán reprobar al ministro del Interior

En septiembre de 2005, como demuestran éstas imágenes sobre estas líneas, se produjo un incidente en la valla de Ceuta análogo al del pasado 6 de febrero.
En septiembre de 2005, como demuestran éstas imágenes sobre estas líneas, se produjo un incidente en la valla de Ceuta análogo al del pasado 6 de febrero.

Del dicho al hecho... Y qué mejor ejemplo actual que el cambio en el discurso del PSOE en inmigración. Lo reflejan las actas de la Guardia Civil, pero también las actas parlamentarias. «Sólo se empleó por algunos de estos guardias civiles –los que están autorizados y preparados para ello– material antidisturbios de manera disuasoria. En concreto, lanzaron al aire pelotas de goma». Quien así se manifestaba en 2006, en el Congreso, era el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, al hilo de la investigación para averiguar la posible procedencia del disparo que acabó con la vida de un inmigrante del lado español de la verja. Camacho es miembro del Grupo Socialista que pide la reprobación del ministro del Interior, Jorge Fernández. El Gobierno socialista exculpó con contundencia a la Guardia Civil y justificó la utilización de material antidisturbios de manera proporcional y el uso congruente de la fuerza para poder proteger la frontera de Melilla. Pero el discurso que ahora airean desde las filas socialistas deja en evidencia que lo que valía para entonces no sirve cuando del Gobierno se ha pasado a la oposición. La utilización de medios antidisturbios en las fronteras de Ceuta y Melilla fue una práctica habitual ante los numerosos asaltos que se produjeron en la verja en el verano de 2005. Por ejemplo, el día 23 de junio unos 200 inmigrantes intentaron asaltar la frontera de Melilla y la Guardia Civil, de acuerdo con sus informes, «se vio obligada al empleo de material antidisturbios con el lanzamiento de cien pelotas de goma». Entonces nadie del Gobierno socialista ni de la dirección del PSOE levantó el grito al cielo ni consideró aquella respuesta como un atentado contra los derechos humanos. En agosto de 2005 unos 300 inmigrantes intentaron ingresar en Melilla mediante un asalto masivo y por la fuerza. De nuevo, y de acuerdo con sus informes, «las Fuerzas de la Guardia Civil tuvieron que emplear material antidisturbios (pelotas de goma y defensas)». Y esto volvió a repetirse varias veces más durante el verano. En aquellos asaltos fronterizos del verano de 2005 murieron al menos 2 inmigrantes irregulares. Y el entonces portavoz del PSOE, Antonio Hernando, sentenció: «No me cabe ninguna duda de la profesionalidad de la Guardia Civil y de su buen hacer. Cumplen con su deber y, además, cumplen con un deber humanitario». El 3 de junio de 2006 murieron tres inmigrantes tratando de saltar la valla de Melilla. En el Congreso, Camacho sentenció: «No debemos admitir que este tipo de incidentes se utilicen para sembrar injustificadamente dudas sobre la actuación de la Guardia Civil».

Nuevo intento del PSOE para reprobar al ministro del Interior por el incidente que se cobró la vida de 15 inmigrantes en Ceuta. Los socialistas mantienen dudas sobre lo ocurrido, más después de que el PP no haya permitido debatir sendas peticiones del PSOE y la Izquierda Plural para crear una comisión de investigación.

Los pasos que seguirá desde ahora el Grupo Socialista los adelantó ayer, al término de la reunión de la Junta de Portavoces, su portavoz, Soraya Rodríguez, quien recordó que hace una semana ya avisó de que si los populares no accedían a crear la comisión de investigación, el PSOE plantearía la reprobación del ministro. Lo cierto es que hace un par de semanas y, en una moción de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) en la que se pedía la reprobación del ministro del Interior por lo sucedido en Ceuta, el PSOE decidió abstenerse tras alegar que esperaba a conocer cuál iba a ser el voto del PP a su propuesta para crear y debatir en el pleno una comisión de investigación de estas características. Ahora, y tras el veto del partido en el Gobierno, los de Rubalcaba incluirán en el pleno de la próxima semana una interpelación urgente a la que seguirá la presentación de una moción consecuente donde se planteará la reprobación del ministro, ante las dudas que existen sobre las actuaciones que se llevaron a cabo ante la tragedia, no sólo de la Guardia Civil, por la que el PSOE ya exigió el cese del director general, Arsenio Fernández de Mesa.

«Lo que ha sucedido es gravísimo, son 15 vidas humanas y por qué vamos a esperar que el Gobierno adopte una actitud responsable. Es tan grave que los organismos internacionales están mirando a España y con sospecha», enfatizó la diputada del PSOE.

Rodríguez sostuvo además que el PP «no tiene una razón objetiva» para rechazar esta propuesta y que «les da un poco de vergüenza» el hecho de tener que subir a la tribuna a defender las razones por las que no estiman conveniente la creación de una comisión de investigación y para ello se sirven de su mayoría en la Cámara. «Lo que pasa –prosiguió– es que en la Junta de Portavoces han dado razones de fondo, que el Gobierno es transparente y que el ministro ya ha dado todas las explicaciones, y no la incluyen porque de incluirla tendrían que salir a la tribuna a explicarlo de forma transparente. En definitiva, vienen a decirnos que ya ha pasado, y en palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que es un incidente». Sobre si comparte que Fernández Díaz haya ido a buscar apoyos a Europa, Soraya Rodríguez afirmó que quien puso encima de la mesa la necesidad de implantar una política europea de inmigración común, de asistencia y también de cooperación de tránsito de países, fue el ex presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Igualmente, aseguró que el Gobierno no ha remitido las cintas de grabación que le han reclamado desde la Izquierda Plural. «El que oculta algo teme», concluyó.