Política

El socialismo español busca al candidato del 80%

Los aspirantes a liderar el PSOE inician su campaña entre los militantes

Pedro Sánchez durante su intervención en la sede de la Agrupación Socialista de Gijón
Pedro Sánchez durante su intervención en la sede de la Agrupación Socialista de Gijón

Dicen que Juan Fernando López Aguilar se está pensando optar a la secretaría general del PSOE. Si tarda mucho en pensárselo, llegará tarde a la carrera. Al menos, ya puede olvidarse de la pole position.

Dicen que Juan Fernando López Aguilar se lo está pensando. Si tarda mucho en pensárselo, llegará tarde a la carrera. Al menos, ya puede olvidarse de la pole position. Este fin de semana sus rivales han empezado su periplo por España para conseguir los avales suficientes –10.000– para poder participar en las elecciones del próximo día 13 de julio en las que participarán casi 200.000 militantes socialistas. Tienen tiempo hasta el 27 de junio.

José Antonio Pérez Tapias, el decano de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada, habló en su primer día de campaña de la «obligación moral» de reconstruir el partido socialista para «reubicar al PSOE en la izquierda», por lo que no se olvidó de dar una patada en la espinilla a la idea de la «gran coalición» y reivindicó una socialdemocracia no contaminada por la idea del «estado mínimo y en la fe absoluta en los mercados». Lo hizo en Madrid arrancando aplausos cuando ha defendió la laicidad del Estado y el referéndum para elegir entre República y Monarquía.

Eduardo Madina empezó en su tierra, en Bilbao. Si el viernes anunció su candidatura junto al busto de Ramón Rubial, ayer asistió a la fiesta de los arroces del mundo en favor de la convivencia en la plaza del Corazón de María, en el duro barrio de San Francisco, a escasos 150 metros del lugar donde se fundó el PSOE. El candidato de Rubalcaba recibió algunos pitidos de los asistentes, y comprobó las ausencias. No estaban ni los secretarios generales de Guipúzcoa y Álava, ni el presidente del PSE. Justificó la ausencia de Patxi López afirmando que eran amigos, pasando por alto que en los últimos meses la distancia entre ambos «es abismal». Madina haciendo gala de su repentina conversión a la democracia interna lanzó su mensaje «a los militantes, a los afiliados» porque el congreso «avanza hacia un tiempo nuevo, en el que el PSOE va a recuperar la fortaleza que necesita para volver a alcanzar su vocación de mayoría». Que se sepa Madina no dijo ni una palabra de convocar primarias abiertas.

Quien sí lo hizo desde Gijón fue Pedro Sánchez, que abogó –también lo hizo Pérez Tapias– por la convocatoria de primarias abiertas para elegir el candidato socialista a la presidencia del Gobierno. El doctor en Económicas y Empresariales por la Universidad Camilo José Cela centró sus intervenciones por Asturias –además de Gijón, estuvo en Piedras Blancas, Langreo y Oviedo– en la necesaria renovación socialista «con gente de la cantera», «porque no sobra nadie», y ha apostado por una «alianza de generaciones». Pedro Sánchez sigue haciendo gala de su discurso integrador apuntando que «Asturias, Andalucía y Canarias deben ser parte del proceso de cambio en el PSOE». Sorprende la referencia a Canarias, donde también gobierna el PSOE pero que siempre se queda en el tintero. Quizás Sánchez haya escuchado a José Miguel Pérez, secretario del PSOE canario, decir que «no conozco a Eduardo Madina».

Desde el viernes, los candidatos tienen 15 días para recoger los avales necesarios para presentarse ante los afiliados que votarán el próximo 13 de julio. El hecho diferencial de este congreso es la votación directa, por lo que «no sirven las cábalas periodísticas sobre quién apoya a quién». Al contrario, en muchas ocasiones a los afiliados «les da absolutamente igual lo que digan los dirigentes». Es más, «puede ser incluso contraproducente». También se está produciendo un fenómeno especial entre la militancia. El más favorecido, Pérez Tapias, que «está recogiendo avales de militantes que ni lo votarán pero que firman el aval para que pueda presentarse», afirma un alto dirigente socialista catalán. «Yo firmé su aval».

La mayoría de los dirigentes consultados elude posicionarse. Los responsables del partido mantienen formalmente su «neutralidad». Susana Díaz, García Page, Ximo Puig y así un largo etcétera afirman que no toman partido. Algunos de estos secretarios generales «ya hicieron bastante el ridículo cuando apoyaron sin matices la candidatura de Susana Díaz y se quedaron colgados de la brocha».

Cuando Susana Díaz anunció que no se presentaba, el camino se abría de par en par para Eduardo Madina. Pérez Tapias no era rival para él. Sin embargo, en las últimas horas el panorama está dando un cambio sustancial. Madina domina en País Vasco –a pesar de las ausencias–, Cantabria, Asturias, Murcia, Extremadura y se está imponiendo en Cataluña, con el apoyo de algunos diputados del Congreso. Sin embargo, en las últimas horas Sánchez ha fortalecido su presencia. Castilla-La Mancha, Castilla León, Galicia, Baleares, Madrid y Canarias muestran una situación de tablas, que no se daba hace escasamente 48 horas. Por ejemplo, fuentes bien informadas apuntan que en Castilla-La Mancha Madina sólo se impone en Ciudad Real. Pedro Sánchez se está imponiendo en Aragón, Valencia y Andalucía.

En Andalucía el cambio es abrumador. Los partidarios de Susana Díaz, que se mantiene al margen, se han movilizado por Sánchez, pero también lo han hecho los partidarios de Chaves o José Caballos. En Cataluña, Sánchez apenas tenía incidencia y en las últimas horas se están produciendo movimientos significativos al igual que en Pérez Tapias. El PSC se mantendrá, más bien, al pairo en esta contienda pero algunos de los colaboradores más cercanos a Núria Parlon, la candidata a sustituir a Pere Navarro, se posicionan cerca de Sánchez.

«Este análisis es correcto, pero ninguno de los candidatos se impone con el 100%, ni tan siquiera el 80%. Está todo muy abierto, afirma un dirigente socialista que destaca que «hay una fuerte desmoralización. La abstención puede ser la gran vencedora y hay la sensación que se presentan para jugar los mundiales los de la sub21». A pesar de este pesimismo –añade–, que «bueno, a lo mejor es la solución porque los del primer equipo han hecho un papel desastroso». «Esto acaba de empezar. Todavía todo es posible y lo que está claro es que hay partido. Que nadie se dé por ganador. Será su tumba».