Política

Exteriores concede 29.000 euros para la defensa de Pablo Ibar

En prisión desde 2000

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha concedido una ayuda de 29.503,92 euros para ayudar a costear la defensa de Pablo Ibar, el español que permanece en el corredor de la muerte en una cárcel de Florida (EEUU) desde el año 2000, informa hoy el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El importe de la subvención es la mitad de lo que el departamento le entregó en 2011, 60.000 euros, cuando al frente del Ministerio aún estaba la socialista Trinidad Jiménez.

Este es el cuarto año consecutivo que Ibar se beneficia de una ayuda económica de Exteriores para hacer frente al pago de su abogado y que, desde 2009 se movía entre los 50.000 y los 60.000 euros anuales.

Con la llegada del PP al poder, los recortes en el Ministerio han llevado a reducir este año la ayuda a un máximo de 30.000 euros. Como en años anteriores, la subvención se canalizará a través de la Asociación contra la Pena de Muerte 'Pablo Ibar'.

Ibar fue condenado a muerte en julio de 2000 por el triple asesinato de Casimir Sucharski, Sharon Anderson y Marie Rodgers, que se produjo a finales de junio de 1994.

Le declararon culpable principalmente sobre la base de unas imágenes poco nítidas de una cinta de videovigilancia, si bien ninguna de las huellas digitales dejadas por los autores del crimen durante el robo que precedió a los asesinatos se correspondía con las de Pablo Ibar, asegura la Asociación contra la Pena de Muerte 'Pablo Ibar'.

Las pruebas de ADN extraídas del sudor y de los cabellos hallados en la camiseta que llevaba puesta uno de los criminales excluyen por completo a Ibar, que lleva desde 1994 en la cárcel.

Desde 2009 Ibar se encuentra inmerso en un proceso para intentar demostrar que no se respetaron sus derechos constitucionales en el juicio que le condenó, entre otras cosas porque el abogado de oficio que le asistió no procuró la asistencia de un experto de identificación facial que estableciera que es imposible identificar a Pablo como uno de los autores del crimen basándose exclusivamente en la grabación de una cámara de vigilancia del domicilio donde tuvieron lugar los asesinatos.

En marzo pasado, la actual defensa de Ibar, que asume el abogado Benjamin Waxman, apeló la decisión del magistrado del Estado de Florida que había rechazado repetir el juicio que condenó en el año 2000 a este hijo de emigrante vasco a la pena capital.

A partir de este trámite, serán necesarios unos dos años hasta que el Supremo de Florida se pronuncie sobre si decide que se repita o no el juicio a Ibar, según estima la asociación.

La fase que se abre de aquí a los próximos dos años tiene un coste aproximado para Ibar de unos 200.000 euros, mientras que, de repetirse el juicio, tendrá que hacer frente a entre 900.000 y un millón de dólares.