Fin al conflicto de las basuras en Jerez

La asamblea de trabajadores de Urbaser, la concesionaria de la recogida de basura en Jerez de la Frontera (Cádiz), ha ratificado hoy el acuerdo que pone fin a veintiún días de huelga y por el que los operarios sacrificarán unos 250 euros de sus salarios para evitar 125 despidos.

"Es el mejor de los malos acuerdos posibles", ha explicado esta tarde uno de los asesores sindicales que ha participado en las negociaciones a la asamblea de trabajadores, mientras los operarios contenían la alegría ante el fin del conflicto. "No es un día para estar contentos, es algo que nos roban, es un atraco", ha recalcado.

Así y todo, la satisfacción por haber evitado el despido de 125 compañeros, pese al sacrificio de los ochenta eventuales que han perdido un contrato de trabajo de dos meses, era colectiva entre los trabajadores, que desde el pasado 2 de noviembre han mantenido una huelga que ha provocado que en las calles de Jerez se acumularan más de 3.000 toneladas de basura.

El comité ha vuelto a desmarcarse de la "ola de violencia"que se ha desatado en la ciudad, con multitud de incendios en contenedores por distintas barriadas que los bomberos tenían que extinguir protegidos por la Policía para evitar agresiones a pedradas de los vecinos.

Ante la asamblea, el presidente del comité de empresa, José Manuel Cazalla, se ha quejado de que durante la protesta se les "ha tratado como a rehenes, como a delincuentes", mientras el comité y los trabajadores han aguantado "estoicamente"el "sabotaje"de la empresa, que, según dicen, ha traído operarios de otras ciudades, y del Ayuntamiento, que ha contratado a una empresa pública externa amparándose en que no se cumplían los servicios mínimos.

Pero "esto era un partido y creemos que por lo menos hemos empatado", ha dicho Cazalla.

La empresa Urbaser planteó el ERE para afrontar el 20 por ciento de restricción del presupuesto que el Ayuntamiento aplicará a partir del 1 de enero a todas las concesionarias.

El acuerdo prevé la retirada del ERE a cambio de aplicar una rebaja salarial del 10 por ciento a toda la plantilla y de que los trabajadores renuncien a derechos valorados en unos dos millones de euros y que, entre otras cosas, harán que no puedan elegir todos vacaciones en julio o en agosto o que pierdan pluses de transporte.

La empresa, por su parte, asume una reducción de sus márgenes de 1,3 millones de euros, alrededor del 25 por ciento del recorte presupuestario que le aplicará el Ayuntamiento.

"El sacrificio aquí lo hemos hecho los trabajadores", ha subrayado el representante del comité Francisco Cabello.

Por su parte, el Ayuntamiento de Jerez, que ha agradecido el esfuerzo "generoso"de ambas partes, ha anunciado que el servicio recuperará la normalidad a las 22.00 horas de hoy, reforzándose las diferentes rutas con el objetivo de que a principios de la próxima semana la ciudad tenga ya su imagen habitual.

Según su plan, una vez pasen los equipos de recogida se iniciarán las labores de limpieza viaria, que se centrarán en el baldeo de las zonas de contenedores, muchas de ellas afectadas por los incendios provocados en los últimos días.

A principios de semana se activará un plan de choque intensivo de desinsectación en los puntos de contenedores que la inspección sanitaria considere necesarios para garantizar la salubridad de los ciudadanos, trabajos de fumigación que tendrán continuidad con una campaña de desratización.

El comité de empresa ha criticado el "juego político"que ha crecido alrededor de su protesta y que hoy ha continuado con cruce de acusaciones entre el PP, que gobierna la ciudad, y el PSOE, que gobierna la Junta de Andalucía.

La consejera de la Presidencia, Susana Díaz, ha calificado de "lamentable"que la alcaldesa de Jerez haya "tardado veinte días"para "sentarse con los trabajadores"y poner fin a la huelga.

El secretario general del PP-A, José Luis Sanz, ha acusado a la Junta de Andalucía de abandonar a los ciudadanos de Jerez y ha lamentado la "falta de respeto, sensibilidad y responsabilidad"del Gobierno andaluz al que se le debería "caer la cara de vergüenza".

Con todo, la ciudad volverá a su normalidad poco a poco, a pesar de que anoche, cuando ya se había alcanzado el principio de acuerdo, los incendios volvieron a repetirse, aunque con menor intensidad.