Política

Forcadell reta al Estado: «Rajoy no se atreverá a aplicar la ley»

La presidenta llegará «donde sea» para cumplir «el mandato del 27-S»

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell
La presidenta del Parlament, Carme Forcadell

Tras el «viva la república catalana» con el que despidió su discurso de investidura, los partidos constitucionalistas acusaron a Carme Forcadell de actuar más como un activista que como una presidenta del Parlament. Su primera intervención al frente de la cámara catalana no convenció a una oposición que coincidió en denunciar un discurso «sesgado» con el que no se sintieron representados. Aunque puede escudarse en que cuenta con los cien días de gracia que por cortesía se da a todo político novato, Forcadell no parece que tenga intención de corregir su actitud partidista al frente del Parlament de Cataluña. En una entrevista en el «nacional.cat», este fin de semana, avisó de que está dispuesta a llegar «donde sea» para cumplir con «el mandato democrático de las urnas del 27-S».

La vicepresidenta del Gobiero, Soraya Sáenz de Santamaría avisó el viernes a Forcadell de que tendrá que asumir toda la responsabilidad legal que se derive de la declaración independentista que el parlamento catalán tiene previsto aprobar hoy. Ella será quien reciba la notificación del Tribunal Constitucional (TC) con la suspensión de la declaración de independencia y, por lo tanto, a partir de ese momento, sobre ella cae la responsabilidad de vigilar que se cumpla con la legalidad. Pero ante la advertencia del Gobierno, la nueva presidenta del Parlament reaccionó impasible. «No tengo miedo», dijo. «En Madrid hablan mucho pero otra cosa es que se atrevan a aplicar la ley de seguridad nacional porque «ante el mundo el Estado se retrataría y eso lo debilitaría», opina. Con esta premisa, a Forcadell no le dio miedo desafiar al Estado. «Llegaré donde sea para cumplir con el mandato del 27-S», aseguró. En clave soberanista, esto es avanzar hacia la independencia de Cataluña y respetar 2lo que decidan la mayoría de diputados», como por ejemplo, la resolución rupturista que hoy aprobará el Parlament, pese a que el Gobierno, ya ha dicho que la impugnará «desde el minuto cero»

A la pregunta de si se siente amenazada, respondió que quien está amezanada –por el Gobierno–, es la democracia y la soberanía del pueblo. Forcadell tiene aprehendido el discurso soberanista, después de años al frente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), la entidad organizadora de las últimas manifestaciones de la Diada, las que empujaron a Artur Mas a abrazar la «estelada».

Forcadell repitió el discurso oficial del gobierno catalán, que «el Estado quiere resolver jurídicamente problemas políticos y utilizar un sistema de miedo y amenazas».

Sobre el pleno de investidura, Forcadell no ve claro que Junts pel sí y la CUP lleguen a un acuerdo, aunque rechaza el escenario de nuevas elecciones en marzo: «Hay que encontrar fórmulas creativas».

Votar «no» o abstenerse y abandonar el Pleno

La declaración de independencia saldrá hoy adelante con al menos 38 votos en contra, los que suman el PSC, PP y Cataluña sí que es pot. Ciutadans aguarda hasta hoy por la mañana para decidir qué hará si se abstiene en la votación y abandona el pleno como muestra de que ignora la resolución o vota en contra y se queda en el debate. El PP confirmó que además de votar en contra participará en el debate para defender la voz de los catalanes que se sienten españoles. Lo mismo harán el PSC y Cataluña sí que es Pot que presenta una resolución en defensa de un referéndum.