Gómez de Liaño visita a Bárcenas en la cárcel tras la declaración

Javier Gómez de Liaño (i), abogado del extesorero del PP Luis Bárcenas, acompañado de su esposa, María Dolores Márquez de Prado (d), defensora de la mujer del extesorero, Rosalia Iglesias, a su salida hoy de la Audiencia Nacional, donde el juez Pablo Ruz les ha citado a declarar como testigos.
Javier Gómez de Liaño (i), abogado del extesorero del PP Luis Bárcenas, acompañado de su esposa, María Dolores Márquez de Prado (d), defensora de la mujer del extesorero, Rosalia Iglesias, a su salida hoy de la Audiencia Nacional, donde el juez Pablo Ruz les ha citado a declarar como testigos.

Nada más concluir la declaración de María Dolores de Cospedal, el abogado de Luis Bárcenas, Javier Gómez de Liaño, se dirigió a la cárcel de Soto del Real (Madrid) para poner al corriente a su cliente de los pormenores de la declaración de la secretaria general del PP. Acompañado por su mujer, la también abogada María Dolores Márquez de Prado –que a su vez ejerce la defensa de la esposa de Bárcenas, Rosalía Iglesias, también imputada en este procedimiento–, ambos abandonaron la Audiencia Nacional pasada la una y media de la mañana en dirección al centro penitenciario.

Antes, le dio tiempo a referirse, a preguntas de los periodistas, al estado de ánimo su cliente. «Una experiencia en prisión, aunque usted la desconoce, no es precisamente la experiencia más agradable», aseguró el ex magistrado de la Audiencia Nacional. Gómez de Liaño elogió también la labor del juez Pablo Ruz en el procedimiento, que según él está llevando «con mano maestra».