Herrira pagó las deudas de ETA

La Razón
La RazónLa Razón

La Guardia Civil, en la reciente operación que desarrolló contra Herrira, encontró las actas de dos de las últimas reuniones, celebradas este mismo año por esta organización de apoyo a los presos de ETA, sucesora de Askatasuna y de las Gestoras pro Amnistía, este mismo año. Además, según la documentación incautada, se demuestra que Herrira ha asumido las deudas y gastos corrientes contraídos en su día por las dos organizaciones ilegalizadas por los tribunales de Justicia por formar parte de ETA.

Asistentes

Según han informado a LA RAZÓN fuentes antiterroristas, por la relación de asistentes y los temas tratados, queda demostrado que Herrira es la continuación de las dichas organizaciones.

En el acta de la primera reunión, celebrada el pasado 31 de enero, se identifica con abreviaturas a los asistentes, en un ejemplo claro de mantener las normas de la clandestinidad. Por ejemplo, el colectivo de abogados es «Ab»; el colectivo de presos, «Ko»; Herrira, «Her»; Etxerat, «Etx»; etcétera. En la cita se abordó la coordinación entre representantes de dichas organizaciones.

Lo curioso, es que la redacción del acta es realizada en tercera persona, como si su autor fuera ajeno a las organizaciones intervinientes, y de cuyo contenido parece desprenderse que las mismas le rendirían cuentas de lo actuado en un determinado marco temporal, lo que permite sospechar que se trata de «una estructura superior a las organizaciones participantes en la reunión, estructura que sería la responsable de coordinar a las organizaciones que participan en esta», según las citadas fuentes que apuntan a un responsable del «frente de cárceles» de ETA.

Medidas de seguridad

Como medida de seguridad, en la reunión se establece la fecha, hora y lugar de la siguiente. Si no tienen nada que esconder. Se trata de una medida típica de los movimientos que se mueven en la clandestinidad. ¿Por qué lo hacían si actuaban, según dicen, dentro de la más absoluta legalidad y para defender los derechos humanos?

En tercera persona

La segunda de las actas corresponde a la reunión celebrada el pasado 14 de febrero. El representante de Herrira informó sobre las actividades que había desarrollado su organización, así como la agenda de iniciativas que pretendía realizar en el futuro inmediato. También está redactada en tercera persona.

Las investigaciones realizadas por la Guardia Civil han permitido determinar que Herrira utiliza en su práctica totalidad las mismas fuentes de financiación y obtención de fondos que los ya utilizados por Gestoras Pro Amnistía /Askatasuna.

Los ingresos se hacían casi siempre con dinero en efectivo. El hecho de que sean gestionados al margen de los sistemas bancarios constituye una práctica idónea para poder destinar dichos fondos a cualquier tipo de actividad ilícita.

Además permite eludir el sistema preventivo, arrojar opacidad, e impedir la trazabilidad de las operativas financieras, según fuentes antiterroristas consultadas.

La desarticulación completa de Herrira, que ha logrado la Guardia Civil, supone que el entramado de ETA ya está trabajando en un nuevo grupo, para que ocupe el vacío creado en un asunto tan importante como los presos.