Iglesias pide a Errejón que «no engañe a la gente»

El líder de la formación morada ha presentado su candidatura al Consejo Ciudadano como la que «más se parece a España»

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c), durante el acto de presentación de su candidatura, «Podemos para todas», al Consejo Ciudadano
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c), durante el acto de presentación de su candidatura, «Podemos para todas», al Consejo Ciudadano

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha presentado hoy su candidatura al Consejo Ciudadano como la que «más se parece a España», lo que a su juicio representa la verdadera "transversalidad".

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón dieron luz verde hoy a su campaña para lograr el control de Podemos tras Vistalegre. Iglesias escogió la Fundación Diario de Madrid para seducir a los simpatizantes. Y ante un público de unas doscientas personas presumió de que su proyecto es el que «se parece más a España», y que para él es la verdadera «transversalidad», frente a los que creen que esto significa parecerse a los viejos partidos»

Consciente de que este era el acto más importante en la carrera por Vistalegre, dado que las votaciones se abrieron esta misma mañana a los militantes, Iglesias no quiso perder la oportunidad de acaparar todos los objetivos. Su acto arrancó cerca de las once de la mañana frente al de Errejón que estaba fechado para las doce del medio día. El objetivo de Iglesias era «contraprogramar» su campaña contra la de su número dos, y finalmente lo logró. Cuando cerca de las doce y veinte Errejón daba el pistoletazo de salida a su campaña, Iglesias aún no había acabado.

Iglesias fue recibido al habitual grito de ¡Sí se puede! y ¡Pablo, Pablo!. Desde el inicio del acto estuvo arropado en el escenario de 50 cargos, entre los que destacan y componen su lista, Irene Montero, Pablo Echenique, Diego Cañamero, Juanma del Olmo, Julio Rodríguez, Ana Marcelo, Alberto Rodríguez, Isabel Franco y Gloria Elirzo, entre otros. Para todos ellos hubo unas palabras de agradecimiento, y recalcó que sin sus 61 miembros él no es «nada». «Necesitamos a un Podemos valiente que señale la verdad», reflexionó.A lo largo del acto sus candidatos al CCE fueron devolviéndole «el halago» con frases de apoyo, haciendo al unísono un cierre de filas en torno al líder.

Este fue el primer mitin en el que Iglesias y Errejón compiten por separado y da el pistoletazo de salida a los que se producirán hasta el día 11 de febrero en el máximo congreso de Podemos y el secretario general aprovechó para pedir el voto para su equipo porque, a su juicio, el partido necesita «un Podemos transversal, que se parezca a nuestro país y a la gente de nuestro país, no a los políticos viejos y los partidos viejos».

Varios mensajes para la candidatura errejonista en el acto pablista, y no sólo llegaron por parte del líder del partido morado. Si bien Iglesias avisó a Errejón de que no había que «engañar a la gente», «tenemos que decir la verdad porque diciendo la verdad es como llegamos hasta aquí», su jefa de gabinete también salió en su defensa aludiendo a los documentos organizativos de «Recuperar la Ilusión» en los que se limitan los poderes del secretario general. « Yo no quiero un Pablo aislado, enjaulado, que no pueda consultar. Quien quiera estar con Pablo que venga aquí, a un Podemos para todas», dijo. También el diputado andalúz Manolo Monereo arropó la figura de su líder: «quieren acabar con Podemos, quieren acabar con el secretario general de Podemos. Vamos a decir que no», recalcó. El diputado Txema Guijarro tachó a Iglesias de «indomable» y dijo que «Pablo no sólo es Pablo, porque Pablo somos todas y todos» y recalcó que sería «un honor» estar detrás de él. Por su parte, Alberto Rodríguez hizo un llamamiento a la «unidad» y deseó que tras el congreso refundacional salga «una organización unida dentro de la diversidad». «Que sea el partido que vuelva a sacar una sonrisa a la gente», reclamó.

Este acto con simpatizantes recordó al último celebrado en el mismo emplazamiento a finales de diciembre del año pasado donde Iglesias presentó a su equipo «Podemos para Todas». Allí también estuvo arropado por casi los mismos cargos y defendió también que en Vistalegre se debatirían dos «liderazgos y dos proyectos», como también definió ayer.

Así, temió también porque Podemos se acabe pareciendo a los «partidos viejos», como el PSOE, una tesis que ya ha vinculado en varias ocasiones al proyecto errejonista.