Rastrean la fundación panameña de los Pujol que blanqueó fondos de Andorra

La Policía se incauta de la mayor parte de documentación en el domicilio de Jordi Pujol padre.

El ex presidente catalán Jordi Pujol, saliendo ayer de su domicilio en Barcelona
El ex presidente catalán Jordi Pujol, saliendo ayer de su domicilio en Barcelona

La Policía se incauta de la mayor parte de documentación en el domicilio de Jordi Pujol padre.

Jordi Pujol Ferrusola, «Júnior», salió ayer de la cárcel de Soto del Real (Madrid) sólo unas horas después de que el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata acordara su ingreso en prisión a instancias de la Fiscalía Anticorrupción. Pero no lo hizo para recuperar su libertad, sino para acompañar a la Policía en el registro de su vivienda y despacho en Barcelona, una actuación policial que durante seis horas también se extendió al domicilio y despacho del ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol y a la segunda residencia de la familia Pujol Ferrusola en Queralbs (Gerona), en el Pirineo catalán. Después de practicarse estas diligencias, en las que los agentes se incautaron de abundante documentación, «Júnior» regresó a prisión tras un breve paso por los calabozos de la comisaría barcelonesa de La Verneda.

El mayor volumen de documentación se encontró en el domicilio del ex presidente de la Generalitat. Los agentes, en todos los casos, se llevaron documentos escritos y volcaron el contenido de los ordenadores con el fin de examinar los archivos guardados en los mismos y, sobre todo, recuperar los que hubieran podido ser borrados.

Con estos registros, el juez De la Mata y los fiscales Anticorrupción Belén Suárez y Fernando Bermejo (que en este caso no estuvieron presentes en las inspecciones) pretenden esclarecer el origen de la fortuna de la familia Pujol oculta durante 34 años en Andorra, y que sus integrantes insisten en situar en un legado del abuelo paterno del que, según se ha encargado de repetir hasta la saciedad en sus resoluciones el magistrado, sigue sin haber acreditación documental alguna. Por el contrario, la investigación apunta a que ese montante se habría nutrido del pago de comisiones de sociedades beneficiadas con adjudicaciones públicas por parte de administraciones gobernadas por la extinta CiU.

En particular, según fuentes de la investigación, los agentes buscan documentación en relación a la fundación panameña Kopeland, que Pujol Ferrusola utilizó presuntamente para blanquear los fondos depositados en Andorra. Pero los registros no se centraban sólo en este asunto sino en otros, de gran relevancia para las pesquisas, que permanecen bajo secreto del sumario.

Las mismas fuentes aseguraron que los últimos informes de la UDEF –que elevan a casi 30 millones de euros las cantidades que habría ocultado Pujol Ferrusola desde que comenzó el procedimiento judicial contra él– han precipitado estos nuevos registros para intentar apuntalar la información sobre esas supuestas maniobras de ocultación de fondos. «Había información suficiente para llevar a cabo los registros», aseguran esas mismas fuentes, que consideran «un error» que en octubre de 2015 el registro policial en la vivienda del ex presidente de la Generalitat y su esposa Marta Ferrusola en la Ronda del General Mitre (Barcelona) se limitase a la habitación del hijo mayor. A diferencia de entonces, la UDEF registró ayer toda la vivienda.

Del análisis de la documentación incautada dependerá la posible adopción de medidas cautelares respecto a otros miembros de la familia Pujol Ferrusola (al margen del primogénito, el juez De la Mata también retiró el pasaporte a Oleguer Pujol, a quien además le prohibió salir de España el pasado enero) obligándole a comparecer periódicamente en el juzgado más próximo a su domicilio). En esa ocasión, Anticorrupción reclamó sin éxito la prisión incondicional del benjamín de la familia.

Tanto Mireia como Marta Pujol reconocieron al juez que en 2012 traspasaron sus fondos en la entidad BPA de Andorra a una fundación panameña.

En la resolución en la que De la Mata acordó el ingreso en prisión de Jordi Pujol Jr., el instructor hace hincapié en que, con el proceso judicial ya en marcha, «Junior» llevó a cabo «una clara operación de blanqueo» para ocultar sus bienes a la Justicia a través de la fundación Kopeland, en la que además situó a su madre, Marta Ferrusola, «para ayudarla a ocultar también sus bienes».