Iglesias avisa a Sánchez: No quiere a Franco en la Almudena

Se jacta de su influencia en el Gobierno y asegura que los Presupuestos están encarrilados

Se jacta de su influencia en el Gobierno y asegura que los Presupuestos están encarrilados.

Podemos mantendrá al Gobierno en La Moncloa con su aval para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado para 2019. Sin embargo, aún quedan flecos sueltos que coser en las negociaciones que el partido de Pablo Iglesias está inmerso con el Ejecutivo para que el plan presupuestario cuente con el aval morado.

Precisamente «moradas» son las líneas (rojas) que Pablo Iglesias le pone al Gobierno como imprescindibles para darles un sí. No se esperaba ninguna novedad respecto a las exigencias del partido para continuar las negociaciones, sin embargo el líder de Podemos sorprendió avisando a Pedro Sánchez de que los restos del dictador Francisco Franco no pueden descansar en la catedral de La Almudena, como es deseo de la familia. Ahora mismo Gobierno y familiares se encuentran sumergidos en el proceso de alegaciones, y no se descarta ningún escenario. Esta nueva exigencia pondría en un brete al partido de Gobierno si finalmente no puede impedir que Franco sea inhumado en La Real Almudena. «Un Gobierno democrático no puede consentir que ninguna institución religiosa convierta uno de sus templos en un centro de elogio del fascismo, eso no va en la línea de lo que defiende el Papa Francisco, no se puede consentir que los restos del dictador reposen en la catedral de la Almudena», advirtió Pablo Iglesias a Pedro Sánchez en la reunión del Consejo Ciudadano Estatal de ayer en Madrid.

A pesar de las líneas «moradas» en las que insiste Podemos –impuestos a la banca, alquileres y tasas al sector eléctrico para recaudar cerca de 10.000 millones de euros al año– Pablo Iglesias ha asumido que no podrán conseguir que todo lo que piden quede reflejado en los Presupuestos pero, defiende que «nos estamos dejando la piel para lograr todo lo posible», en referencia a la inclusión de medidas sociales, revalorización del IPC y eliminación de recortes sanitarios.

Podemos ha sacado rédito ya a estos cien días de Gobierno de Sánchez, por lo que de momento le aguantará con sus votos. En el balance sobre la relación del partido con Sánchez, Iglesias se mostró convincente ante su cúpula al asegurar que «nos tenemos que hacer responsables de la influencia que tenemos. Nunca habíamos tenido tanta hasta ahora». Como ya anunció la semana pasada, a pesar de pedir la dimisión de los ministros de Justicia y de Ciencia por sus relaciones con el ex comisario Villarejo (Dolores Delgado) y por la supuesta sociedad pantalla (Pedro Duque), desvincula que estos hechos pongan en peligro los Presupuestos.

Sobre la situación en Cataluña, Iglesias se mostró como mediador entre Generalitat y Gobierno pidiendo al president catalán «mesura y responsabilidad» y a Sánchez seguir por el camino del diálogo.