La declaración de los Pujol, pendiente del «caso Nóos»

Jordi Pujol y su mujer Marta Ferrusola acuden en enero de 2015 a declarar
Jordi Pujol y su mujer Marta Ferrusola acuden en enero de 2015 a declarar

Su abogado, que también defiende a un acusado en el juicio de Palma, sopesa pedir el aplazamiento por coincidencia de fechas.

Las declaraciones del ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol, de su esposa, Marta Ferrusola, y de su primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, –«Junior»–, previstas para los próximos 10 y 11 de febrero en la Audiencia Nacional, están en el aire. A 549 kilómetros de distancia de la sede de este tribunal, para ser exactos. Y es que de la decisión que adopte el tribunal del «caso Nóos» sobre las cuestiones planteadas por las defensas de los 18 procesados–entre ellas, la posible aplicación a la Infanta Cristina de la «doctrina Botín»– puede depender el aplazamiento de las comparecencias, en calidad de investigados (la metamorfosis, en terminología procesal, de los antiguos imputados) por un delito continuado de blanqueo de capitales, de los tres miembros de la familia Pujol.

Y es que su abogado, el penalista Cristóbal Martell, defiende también en el «caso Nóos» a Miguel Tejeiro, ex secretario del Instituto Nóos (en realidad, también a su hermano Marco Antonio, aunque su defensa la ejerce otro letrado de su despacho, Daniel Pérez-Esqué), y los interrogatorios a los acusados comienzan en Palma precisamente el próximo día 9, prolongándose esa semana también los días 10, 11 y 12.

Aunque a juzgar por su nómina de clientes pudiera dar la sensación de que Martell disfruta del don de la ubicuidad (además de la familia Pujol defiende, entre otros, a Messi, al Fútbol Club Barcelona y al ex -tesorero del PP Álvaro Lapuerta), lo cierto es que esos dos señalamientos judiciales simultáneos le impiden prestar asistencia letrada en persona a unos y otros.

¿Por qué Martell aún no ha pedido al juez de la Audiencia Nacional José de la Mata el aplazamiento de la comparecencia de los Pujol? Por una mera cuestión de prudencia procesal. A su cliente Miguel Tejeiro, –cuñado del ex socio de Iñaki Urdangarín Diego Torres, únicamente le acusa Manos Limpias, por lo que, al igual que hicieron los abogados de la Infanta-, Martell pidió al tribunal del «caso Nóos» el pasado día 11 que aparte del procedimiento a su defendido ante el «festín punitivo sin hechos concretos que lo sustenten» del que adolece, según él, la acusación contra Tejeiro.

Si, finalmente, la Sala atiende sus argumentos, y deja fuera de la causa al cuñado de Diego Torres, su horizonte de fechas imposibles se despeja y no sería necesario solicitar el aplazamiento a la Audiencia Nacional.

Pero si, por el contrario, el tribunal mantiene a Miguel Tejeiro en el banquillo, Martell no tendrá más remedio que pedir que se suspendan las declaraciones de Pujol, Ferrusola y su hijo mayor, según aseguran fuentes jurídicas, salvo que finalmente decida delegar en un compañero de despacho esos dos días clave, en los que no está previsto que declare Miguel Tejeiro, pero sí su hermano Marco Antonio.

Al estar señaladas las sesiones del juicio del «caso Nóos» con anterioridad a la citación como investigados (el pasado 30 de diciembre) del matrimonio Pujol Ferrusola y de «Junior» (que comparece a petición propia) para explicar el origen de la fortuna familiar oculta en el extranjero, el abogado podría esgrimir esa obligación profesional previa para forzar el cambio de fechas en la Audiencia, que instruye esta causa después de que la jueza de Barcelona que investigaba a los Pujol se inhibiera del asunto.

Si finalmente las comparecencias de los miembros de la familia Pujol tuviesen que ser aplazadas, el calendario de declaraciones de los procesados en el «caso Nóos» deja escasas fechas libres durante el mes de febrero (apenas la primera semana y los días 8, 15, 22 y 29), lo que quizá obligaría a posponer hasta marzo esos interrogatorios.