La Guardia Civil da un papel relevante a Marta Rovira en la organización del 1-O

Acumula evidencias contra la secretaria general de ERC con documentos y escuchas.

Acumula evidencias contra la secretaria general de ERC con documentos y escuchas.

La Guardia Civil investiga las misiones que desempeñó la secretaria general de ERC, Marta Rovira, en la organización del referéndum ilegal del 1-O en Cataluña, según han informado a LA RAZÓN fuentes de la Benemérita.

El papel que habría jugado Rovira se considera relevante. Las pruebas que se han acumulado en su contra hasta el momento derivan de documentación que se incautó en diversos registros y el contenido de escuchas telefónicas practicadas con autorización judicial.

Además, en una declaración realizada ayer, Rovira hizo una confesión de parte: «El Govern sí que estaba preparado para hacer efectiva la declaración de independencia aprobada por el pleno del Parlament, y citó como ejemplo de “estructuras de Estado” que estaban a punto, los avances producidos en materia de administración tributaria».

En caso de ser elegida en las elecciones del próximo 21-D, Rovira, en función de las evidencias que hayan podido ser acumuladas en su contra, podría ser investigada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

La magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, en un auto fechado el pasado día 22, anunciaba que, además de los ya encausados, «hay otro conjunto de personas que han colaborado con la organización (del llamado “procés”) y cuya pertenencia o no a ella y/o su grado de colaboración con la misma debe ser objeto de investigación con el fin de establecer posibles responsabilidades».

«En este sentido –añadía– no cabe descartar una importante colaboración de determinadas personas en la elaboración de las leyes como la ley de convocatoria del referéndum de autodeterminación o la ley de transitoriedad jurídica. Tampoco la intervención de otras personas que han cooperado y colaborado estrechamente con las anteriores, en distintos escalones y niveles de responsabilidad de la Administración Autonómica».

Como adelantó LA RAZÓN el 10 de octubre, la Guardia Civil encontró en el domicilio particular del secretario general de Economía y Hacienda de la Generalitat, Josep Maria Jové (el hombre de confianza de Oriol Junqueras), el documento-hoja de ruta para llegar a la república catalana.

Dicho plan establecía dos comités, uno estratégico y otro ejecutivo. El comité estratégico, según el informe que realizó la Benemérita, tenía que establecer los grandes objetivos y una misión esencial como objetivo: la independencia de Cataluña. Estaría integrado por el presidente y vicepresidente de la Generalitat; los presidentes y portavoces de los grupos parlamentarios independentistas (en el que estaría incluida Marta Rovira) y los presidentes y vicepresidentes de las entidades soberanistas: ANC, Òmnium Cultural y Asociación de Municipios Independentistas. A este respecto, se citaba expresamente a Jordi Sánchez Pincayol y Jordi Cuixart Navarro (ambos en la cárcel de Soto del Real), quienes se encuentran dentro del comité en una posición decisoria similar a la de Carles Puigdemont (a la fuga en Bélgica) y Oriol Junqueras (en la prisión de Estremera).

En el Comité Ejecutivo se incluirían los secretarios generales de presidencia y vicepresidencia, entre ellos Josep María Jové; los directores de las oficinas de desarrollo de autogobierno; profesionales expertos en los distintos ámbitos del proyecto, donde el informe sitúa, sin género de dudas, al mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, investigado por sedición. También se contaba con la presencia de asesores.

El papel de Rovira, a la vista de este documento y las citadas escuchas telefónicas, explica su relevancia dentro del proceso independentista (que tampoco se ha ocupado de ocultar) y que ahora se investiga.

De hecho, según otras fuentes, Jové como «cerebro» de los preparativos del referéndum, estaba en permanente contacto con Marta Rovira, a la que informaba de la marcha de los trabajos.

Por si había alguna duda, la propia Rovira aseguró ayer que si su partido gana las elecciones del 21-D «no pedirá permiso para implementar la república» y que ésta será hecha efectiva «en función de cómo sea de contundente el mandato democrático» en las urnas. Precisó que «si el bloque del 155 gana las elecciones, lo arrasarán todo», puesto que los partidos que lo integran están explicando «cómo perciben la escuela catalana y la inmersión lingüística».