La senadora de Amaiur herida ayer denunciará a la Ertzaintza

La senadora de Amaiur Amalur Mendizabal, que resultó herida ayer al recibir un porrazo de un ertzaina en Hernani (Gipuzkoa), va a denunciar hoy los hechos y ha criticado que pese a que ella se identificó en todo momento se le negó el número de placa del agente.

Mendizabal ha comparecido hoy ante los medios de comunicación en la sede del Parlamento Vasco, en Vitoria, junto con varios miembros del grupo de EH Bildu en la Cámara.

La senadora ha relatado que ayer se encontraba en la concentración en protesta por el registro de la sede de Herrira en la citada localidad guipuzcoana, detrás del cordón policial, cuando, en el momento en el que la Guardia Civil iniciaba el abandono del lugar se produjo una carga de la Ertzaintza, que controlaba el perímetro.

Mendizabal ha contado que en esos momentos de tensión, se identificó ante la Ertzaintza como senadora y que un agente hizo amago, en dos ocasiones, de golpearla.

Poco después, recibió el porrazo en la cabeza de manera inesperada y que, según ha contado, no le dio tiempo ni de hacer el gesto instintivo de protegerse.

La senadora cayó al suelo y, según ha afirmado hoy, volvió a recibir varios golpes en el cuerpo.

Mendizabal ha asegurado que solicitó el número de placa del agente y que la única respuesta que recibió por parte de los ertzainas es que ya se había llamado a una ambulancia.

El parlamentario de EH Bildu en el Parlamento Vasco Julen Arzuaga ha anunciado que su grupo ha solicitado la comparecencia en la Cámara de la consejera de Seguridad del Gobierno Vasco, Estefanía Beltrán de Heredia, no para que dé su versión de lo sucedido, sino para que explique "cuáles son las medidas disciplinarias que va a adoptar contra el mando que dio la orden de llevar a cabo la carga indiscriminada"y contra el agente que propinó el golpe a la senadora.

Arzauaga, que ha citado el número de placa de este mando, ha afirmado que la Ertzaintza "no es la policía que merece este pueblo"y ha exigido al PNV que "dé pasos para el desarme represivo"de la Policía autonómica.

Ha asegurado que la imagen que se dio ayer en varios puntos del País Vasco fue "lacerante e insoportable", porque "es justo defender los derechos de los presos, pero no lo es criminalizar a las asociaciones que desarrollan esa labor, y porque es justo celebrar protestas pacíficas y modélicas, y no la imagen de ocupación militar y de cargas policiales absolutamente indiscriminadas".

Se ha dirigido al lehendakari, Iñigo Urkullu, y le ha advertido de que "no es el momento de equidistancias", porque o "se invierte en la paz"de manera decidida o se coloca "del lado del Gobierno de España".

Un portavoz del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco ha adelantado a Efe que la Ertzaintza ha abierto las "diligencias habituales"en estos casos para esclarecer lo sucedido y que están a la espera de conocer los términos concretos de la denuncia de la senadora.