Política

La yihadista de Galicia quería "copiar"hasta la furgoneta de Barcelona

Hace un año la Guardia Civil desplegó un fuerte dispositivo en la ciudad ante los planes de la detenida para atentar con motivo de la fiesta.

Hace un año la Guardia Civil desplegó un fuerte dispositivo en la ciudad ante los planes de la detenida para atentar con motivo de la fiesta.

Era tal el afán que sentía por repetir, esta vez en Santiago de Compostela, los atentados de Cataluña del 17 de agosto de 2017, que, en su búsqueda de internet, Lucía Expósito Cao, de 45 años, trataba de alquilar una furgoneta de las mismas características que la utilizada en aquellas acciones criminales: una Fiat Talento, de capacidad media y con gran potencia, capaz de causar numerosas víctimas por atropello.

La presunta yihadista detenida por la Guardia Civil el pasado martes en Viveiro, Lugo, una conversa al Islam (lo que no ocultaba), estaba dispuesta a sembrar hoy el terror en la capital gallega con ocasión de la festividad de Santiago Apóstol, según fuentes de la investigación .

Los agentes del Servicio de Información (SIGC) seguían los pasos de la detenida y sus contactos en Internet, ya que se sospecha que puede haber sido dinamizada por jefes de Daesh.

Precisamente, en la noche de ayer, el Estado Islámico publicó en una página «oficial» dedicada a asumir la responsabilidad de atentados a través de la agencia Amaq, un largo mensaje, con el visto bueno del «califa» Abu Bark Bagdhadi, en el que proclamaba que «la yihad es universal y no tiene fronteras o barreras, es válida para todos los lugares»,

La página donde se insertó este mensaje era una de las que, con toda seguridad, consultó la mujer detenida en Viveiro.

Tal y como adelantó LA RAZÓN en su edición de ayer, Lucía Expósito había celebrado públicamente los atentados de Cataluña y había mostrado su intención de repetirlos en Galicia, en concreto en Santiago.

La investigación sobre esta persona se había iniciado hace aproximadamente un año, cuando se detectó, pocas fechas antes de la celebración del Apóstol Santiago, sus intenciones de atentar en la capital gallega.

En aquella ocasión, según las sospechas de los investigadores, todo parecía indicar que se proponía utilizar su vehículo, un turismo de tipo medio. Se montó un gran dispositivo en torno a la ahora detenida para evitar que pudiera acercarse a Santiago.

Al no haber hecho gestiones para la búsqueda de materiales con los que fabricar explosivos, la hipótesis del atropello masivo era la que se consideraba como más factible y se montaron los correspondientes dispositivos para evitar una acción criminal de este tipo. De esta manera, sin que trascendiera a la opinión pública, la celebración del Patrón de España en 2018 estuvo blindada por la Guardia Civil.

La ahora detenida sintió pronto la «presencia», invisible y visible a la vez, de la Guardia Civil sobre ella. Sus movimientos por Galicia no resultaban ya tan cómodos y no recorría muchos kilómetros sin toparse con los agentes uniformados en sus misiones habituales de seguridad vial y ciudadana (aparte de los del SIGC); ante esta circunstancia, debió optar por «dejarlo para el año que viene».

Una vez pasadas las celebraciones del Apóstol, la Guardia Civil detuvo a Lucía Expósito con el fin de completar las diligencias y, hasta el pasado martes, se encontraba en libertad. Sin embargo, en ningún momento fue abandonada la discreta vigilancia sobre la mujer, que vivía sola en su casa y que estaba prácticamente «colgada» de internet. Tras su paso por dependencias de la Benemérita, la mujer, «consciente del carácter delictivo de sus actividades, había asumido numerosas medidas de seguridad con la intención de eludir la vigilancia de los investigadores. Estas medidas abarcan su actividad en Internet, en redes sociales, el uso de comunicaciones telefónicas y su comportamiento en la vida real».

Sin embargo, los especialistas del Instituto Armado habían constatado que consumía propaganda producida por diversos grupos terroristas, y habían detectado su intención de llevar a cabo el atentado frustrado del año anterior, aunque en este caso pretendía hacerlo «a lo grande», con una furgoneta igual o similar a la de Las Ramblas.

La Guardia Civil, ante la proximidad de la festividad de hoy en Galicia y de acuerdo con la Audiencia Nacional, procedió a su detención. Montar un dispositivo de blindaje de la ciudad de Santiago es algo que se podía hacer, pero siempre cabe el riesgo de que en algún momento se perdiera el rastro de la sospechosa y se produjera el desastre. Se trataba de «neutralizar esta amenaza a la seguridad pública».

El atentado mediante atropello con un vehículo, más o menos grande, es relativamente sencillo de cometer y los efectos son demoledores, en primer lugar para las víctimas; pero también para la opinión pública en general, que queda aterrorizada ante la certeza de que, en cualquier momento, un ciudadano, por el mero hecho de transitar por un lugar, puede resultar afectado.

La detenida será presentada hoy, junto con las evidencias obtenidas en sus aparatos telemáticos, en la Audiencia Nacional.

Todo parece indicar, que el relato de los atentados de Cataluña, en especial el de Las Ramblas, perpetrado por Younes Abouyaaqoub, habían causado una fascinación en la detenida y un deseo de imitación.