MENÚ
sábado 19 octubre 2019
12:43
Actualizado

La yihadista detenida quería atentar mañana, 25 de julio, en Santiago de Compostela

Arrestados otros tres terroristas en Guipúzcoa por adoctrinamiento

  • Momento de la detención de la yihadista por la Guardia Civil.
    Momento de la detención de la yihadista por la Guardia Civil.

Tiempo de lectura 4 min.

25 de julio de 2019. 11:32h

Comentada
J.M.Zuloaga Madrid. 23/7/2019

La Guardia Civil ha detenido en Viveiro (Lugo) a una terrorista yihadista que había comenzado a realizar gestiones para alquilar una furgoneta con el fin, según se sospecha, de perpetrar un atropello masivo como el sucedido en La Rambla de Barcelona en agosto de 2017, según han informado a LA RAZÓN fuentes de la investigación. Su objetivo era Santiago de Compostela y la fecha en la que intentaba perpetrar la acción criminal, mañana, festividad del Apóstol, Patrón de España.

Existe una auténtica fijación de los yihadista con el Santo, «apellidado» tradicionalmente «Matamoros», al atribuirse su amparo en la ingente labor de la Reconquista de la España ocupada por los musulmanes, en batallas como la de las Navas de Tolosa, en la que las tropas cristianas lograron la victoria al grito de «Santiago y cierra, España».

En el Camino que lleva hasta la capital gallega son frecuentes en las iglesias las imágenes del Patrón a caballo sometiendo a las tropas enemigas.

La yihadista detenida ya había sido arrestada el año pasado con un plan idéntico y, al detectarse ahora sus movimientos para alquilar una furgoneta en fechas tan próximas a la festividad del Patrón, se ha optado por su arresto inmediato ordenado por las autoridades judiciales.

No se trataba de meras sospechas o inferencias; los agentes habían interceptado comunicaciones en las que la detenida manifestaba su voluntad «de replicar en Galicia atentados como los de Barcelona y Cambrils».

La operación ha sido desarrollada por agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil (SIGC) bajo la dirección del Juzgado Central de Instrucción nº 5 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional. A la detenida, de 45 años, se la considera autora de un delito de terrorismo.

Pese a su detención del año pasado, esta mujer, «consciente del carácter delictivo de sus actividades, había asumido numerosas medidas de seguridad con la intención de eludir la vigilancia de los investigadores. Estas medidas abarcan su actividad en internet, en redes sociales, el uso de comunicaciones telefónicas y su comportamiento en la vida real». Además de consumir propaganda producida por diversos grupos terroristas, la detenida celebró públicamente acciones violentas, en concreto, los ataques perpetrados en Barcelona y Cambrils en agosto de 2017, según las mismas fuentes.

Atentado yihadista

La Guardia Civil, en función de las evidencias obtenidas, ha procedido nuevamente a su detención para neutralizar esta amenaza a la seguridad pública y determinar si la mujer pudiera estar siendo instrumentalizada o influenciada por alguien.

En el País Vasco

Por su parte, investigadores de la Brigada Provincial de Información de San Sebastián, bajo la coordinación de la Comisaría General de Información (CGI) de la Policía Nacional, han detenido a tres individuos marroquíes de 27 años y han registrado sus domicilios en las localidades guipuzcoanas de Urretxu, Ibarra y Urnieta por su presunta participación en los delitos de adoctrinamiento y enaltecimiento del detenidos, que formaban un grupo homogéneo y cohesionado, se habían introducido en los círculos salafistas de la provincia de Guipúzcoa.

Comenzaron como consumidores de propaganda que la banda terrorista Daesh publicaba a través de internet y fueron aumentando su actividad virtual, pasando a ser ellos mismos los que difundían en sus redes sociales mensajes de incitación al odio y a la violencia.

Empleaban sus perfiles para distribuir imágenes cruentas de los conflictos bélicos sirio e iraquí, acompañadas de comentarios alentando la confrontación religiosa y la destrucción de Occidente y sus aliados.

La investigación ha constatado que los detenidos habían adquirido cierta capacidad de captación y adoctrinamiento dentro de su comunidad virtual. Sin embargo, a raíz de recientes operaciones policiales y ante el temor a ser detenidos, empezaron a adoptar medidas de seguridad en sus actividades y comunicaciones online.

Aunque desde ese momento sus movimientos virtuales descendieron, los investigadores averiguaron que los arrestados habían empezado a interactuar presencialmente con otros individuos para difundir su pensamiento radical.

El hecho de que hubieran comenzado a tener este tipo de contactos suponía un peligro añadido, ya que fue lo que ocurrió con la célula de Ripoll. Se reunían habitualmente con el fin de ultimar sus planes criminales.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs