Lambán, que necesita a Cs en Aragón, se reafirma en su oposición al independentismo

El requisito explicitado por Ciudadanos de que los barones del PSOE que quieran recibir su apoyo deberán «renegar» de la política de Pedro Sánchez y defender la aplicación inmediata del 155 solo parece encajar en el caso de Javier Lambán. El presidente de Aragón necesita a los naranjas para mantener el poder que obtuvo en 2015 con un pacto de perdedores, porque, a pesar de haber sido «la fuerza inequívocamente ganadora» del pasado domingo, sobrepasando la barrera del 30% de los sufragios, sus 24 diputados resultan ciertamente insuficientes para revalidar el poder.

Lambán, que integró el sector crítico a Sánchez en su primera etapa al frente del PSOE no ha variado un ápice sus dosis de oposición a la estrategia del líder ahora que gobierna sin discusión desde 2017. Junto a Emiliano García-Page, el aragonés elevó la voz contra la gestión que se estaba haciendo por parte de Moncloa de las relaciones con el soberanismo y pidió la aplicación del 155 de la Constitución que ahora le demanda Ciudadanos. No obstante, el propio Lambán evitó ayer pronunciarse sobre esta invitación de los naranjas y la emplazó en las «cosas» que se dicen ante los medios en el clima postelectoral actual. Sin embargo, desde su equipo, aunque no se quiere dar pábulo a estas ofertas, sí señalan que «el presidente siempre ha dejado clara su posición respecto al independentismo y ésta no ha variado».

No obstante, Lambán, que iniciará en los próximos días una ronda de contactos con todos los partidos para explorar las posibilidades de resultar investido, prefiere que sea el representante de Ciudadanos en Aragón quien le explicite en privado sus demandas y condiciones, porque es consciente de que el partido «ejercerá con contundencia el importante papel» que le dieron las urnas el 26-M.