Política

«Lo reconocí porque tiene una cara de asesino que no puede con ella»

Habla el empresario que descubrió a de juana en Venezuela. La Inteligencia venezolana se ha desplazado a Lechería para recabar información. La Policía inspeccionará las imágenes del centro comercial

Imagen de archivodel ex preso etarra José Ignacio de Juana Chaos.
Imagen de archivodel ex preso etarra José Ignacio de Juana Chaos.

Una semana después de su encuentro casual con el etarra Iñaki de Juana Chaos, el empresario español que se topó con el terrorista en la localidad de Lechería, en el Caribe venezolano, sigue convencido de que la persona con la que se cruzó en el centro comercial Plaza Mayor era el ex miembro del «comando Madrid», que fue condenado en España a más de 3.000 años de cárcel por 25 asesinatos y que actualmente está reclamado por la Justicia española por una carta que se leyó, supuestamente en su nombre, en el homenaje que le tributaron sus allegados en San Sebastián tras su excarcelación en agosto de 2008, después de 21 años en prisión.

LA RAZÓN ha localizado al empresario que denunció la presencia de De Juana en Lechería. «Lo reconocí al instante. Tiene una cara de asesino que no puede con ella», afirma sin titubear.

El empresario recuerda que se encontró de frente con el terrorista el pasado día 30 de diciembre. «Eran alrededor de las nueve de la mañana y él estaba caminando frente a la oficina del BBVA del centro comercial Plaza Mayor, justo junto a la puerta principal», asegura. «Iba solo, con una mochila a la espalda, y como despistado», añade. Acababa de regresar de pasar una larga temporada en España y su rostro le resultaba familiar. Conocía las peripecias en torno a su huelga de hambre y su huida a Irlanda del Norte tras ser imputado de nuevo por la Audiencia Nacional.

«Lo reconocí al instante; tiene una cara de asesino que no puede con ella», hace hincapié. «No se dio cuenta de que le había reconocido», explica. «Yo tampoco le seguí ni nada, la verdad», confiesa. Denunció los hechos inmediatamente ante los servicios de seguridad del propio centro comercial y, posteriormente, como informó este periódico, ante la Interpol y el Consulado español en Puerto La Cruz. «El centro comercial Plaza Mayor está repleto de cámaras de vigilancia, pero los responsables de seguridad nos aseguraron que, sin una orden judicial, no pueden facilitar las imágenes», aclara. ¿Qué es lo que llevó a este empresario anónimo a denunciar la presencia de De Juana? «Quería que en España supieran que este tipo está aquí, para ver si pueden mandarlo para allí para que se haga justicia, lo que pasa es que con ETA da miedo denunciar estas cosas, no vaya a ser que tome represalias».

Pasados unos días de ese fortuito encuentro con el terrorista, el pasado viernes el empresario recibió en su negocio la visita de cuatro agentes del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional), que le recabaron toda la información sobre los hechos. «Hablaron con gente del centro comercial, pero no han visto las imágenes porque estos días son festivos aquí y las oficinas del centro están cerradas hasta mañana (hoy para el lector)». La Policía secreta venezolana se interesó por todos los detalles referentes al etarra. «Querían saber dónde lo vi exactamente, si llevaba gorra o gafas, cómo iba vestido y si estaba cambiado respecto a las últimas fotografías, entre otras cosas», cuenta el empresario.

Los agentes del Sebin le aseguraron, explica, que en breve contarán con el permiso judicial para inspeccionar al detalle las imágenes grabadas por las cámaras del centro comercial, que podrían ofrecer las últimas imágenes del ex miembro del «comando Madrid» desde que se encuentra en paradero desconocido (marzo de 2010).

«En el centro comercial hay infinidad de cámaras y se pueden seguir fácilmente sus pasos cuando llegue la orden judicial», corrobora el empresario.