Los catalanes creen que el «caso Pujol» desacredita la independencia

El 78,5 por ciento de los catalanes se siente estafado tras la confesión del ex president. El 62,1% considera que la fortuna de la familia proviene principalmente de comisiones

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Sólo el 34 por ciento considera que la fortuna oculta del clan no afecta al desafío de Artur Mas, según la encuesta NC Report. El 78,5 % se siente estafado y un 62,1% apunta a las comisiones como origen del dinero

Los resultados arrojados por la encuesta encargada por LA RAZÓN a NC Report describen hasta qué punto la admisión de culpa de Jordi Pujol ha erosionado la imagen pública y la legitimidad del secesionismo catalán y, más concretamente, de su sector más moderado, el que representa Convergència, formación política fundada por el ex presidente que ha tenido en sus manos la riendas de Cataluña durante décadas. Quizá la pregunta en la que puede observarse esta tendencia con mayor claridad es aquella en la que se pregunto a los participantes en el estudio si creían que Pujol se había envuelto en la bandera del nacionalismo catalán para lucrarse. Un 63,2% de los encuestados contestó afirmativamente, un porcentaje que subió hasta el 71,9% entre los mayores de 65 años, precisamente el grupo de edad en el que se encuentra el propio Jordi Pujol: el de los catalanes que han sido testigos de primera línea a lo largo de toda su carrera política. Incluso entre los votantes de CiU son mayoría los que coinciden con esta opinión, concretamente un 55%.

El estudio arranca con un pregunta directa: «¿Se siente estafado por el ex presidente Pujol?». La respuesta mayoritaria tampoco se anda por las ramas: un 78,5% se siente estafado, porcentaje medio de todos los encuestados, algo inferior al de los votantes de CiU, que se sienten engañados por las poco claras maniobras del ex presidente de la Generalitat en un 79,8%. Más contundente incluso fueron las respuestas a la pregunta sobre si el patriarca del clan de los Pujol debería ser juzgado, donde se alcanzó el mayor porcentaje de respuestas afirmativas de las 8 preguntas en las que se articuló el estudio. El 82,9% de los participantes en la encuesta piensa que la Justicia debe pedir cuentas a Pujol por la fortuna que amasó durante sus años al frente de la Generalitat. Una vez más son los votantes de CiU los más severos con quien fue su candidato durante tantos años: el 95% quiere que Pujol sea juzgado.

Aunque los miembros de la familia Pujol han venido desarrollando, en paralelo a sus carreras políticas, diversas actividades empresariales, la mayoría de los encuestados cree que la fortuna que han logrado reunir en Suiza proviene principalmente de las comisiones que cobraron gracias a los cargos públicos que desempeñaron. Esta percepción la compartió el 62,1% de los encuestados. El 14,7% no está de acuerdo con la afirmación y el 23,2% afirmó no conocer el origen del patrimonio de los Pujol.

La encuesta también se centró en el significativo punto de hasta qué punto la irrupción en los medios de comunicación dañó la imagen del proceso soberanista, teniendo en cuenta que la confesión de Jordi Pujol tuvo lugar tres días antes de la entrevista entre el actual presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y que, además, centró la atención mediática nacional durante todo ese intervalo de tiempo. El 54,8% de los encuestados cree que el órdago soberanista de CiU y ERC ha sido desacreditado por el historial de evasión de impuestos reconocido por el ex presidente Pujol. Un 34% cree que no. Son los votantes de CiU los que en mayor porcentaje quitan importancia al efecto que el escándalo está teniendo de cara a la consulta del 9-N. También es mayoritario (50,4%) el porcentaje de los encuestados que cree que Artur Mas debería dimitir tras la confesión de Jordi Pujol, pero no llega al 50% (se queda concretamente en el 48,9%) el de los encuestados que creen que se deberían anticipar las elecciones al Parlament, para el 40,8% el «caso Pujol» no debería obligar a los nacionalistas a renunciar a la consulta prevista para el 9-N.

La encuesta de NC Report constó de 750 entrevistas telefónicas realizadas a españoles mayores de 18 años residentes en 53 municipios catalanes: 300 en Barcelona y 150 en las tres provincias restantes. Las entrevistas se realizaron entre el 28 de julio (el día después de la confesión de Pujol) y el 2 de agosto.

Los más críticos con Pujol: los votantes de ERC

El pacto con ERC que mantiene a Artur Mas en la presidencia de la Generalitat de Cataluña nunca ha sido un modelo de estabilidad a prueba de bombas y, observando los datos arrojados por la encuesta que ocupa estas páginas, parece que a quien peor le ha sentado el panorama de evasión fiscal e irregularidades que centra actualmente la atención mediática en España es precisamente al electorado de Esquerra, algo que no debe tranquilizar mucho a los analistas de esta formación republicana, la más virulenta en sus planteamientos secesionistas. A la pregunta «¿Se siente estafado por el ex presidente Pujol?», los votantes de ERC vatieron récord con un 92,9% de respuestas afirmativas, casi 15 puntos por encima de la media en este apartado del estudio (78,5%). También el electorado republicano catalán fue mucho más estricto de la media a la hora de contestar a la pregunta «¿Debe Pujol ser juzgado?». Si el 82,9% de los encuestados se mostró favorable a que el ex presidente catalán comparezca ante la Justicia, entre los votantes de ERC este porcentaje se situó 10 puntos por encima, concretamente en un 92,9%.