Los yihadistas detenidos en Madrid iban a atentar con un AK-47, como en Estambul

Los yihadistas detenidos por la Policía el 28 de diciembre en la capital interactuaban con una red de tráfico de anfetaminas a la que había pedido dos fusiles de asalto Kalashnikov, abundante munición y una decena de bombas de mano

Los yihadistas detenidos por la Policía el 28 de diciembre en la capital interactuaban con una red de tráfico de anfetaminas a la que había pedido dos fusiles de asalto Kalashnikov, abundante munición y una decena de bombas de mano

La célula yihadista desarticulada por la Brigada Provincial de Información de la Policía Nacional el pasado 28 de diciembre había entregado al traficante de drogas que les suministraba «cristal» (anfetaminas) 4.000 euros para que les comprara en el mercado negro dos fusiles de asalto Kalashnikov AK-47 y una decena de granadas de mano.

Todo hace suponer que estaban preparando uno o varios atentados como los perpetrados en París en noviembre de 2015 contra una discoteca, un estadio de fútbol y varias cafeterías; y, más recientemente, en una sala de fiestas de Estambul.

Según han informado a LA RAZÓN fuentes antiterroristas, la amenaza que suponía esta célula ha sido neutralizada, lo que no quiere decir que no pueda haber otros individuos que estén preparando atentados.

El grupo, cuyos dos responsables eran Edrissa Ceelsay Sanuwo y Samir Sennouni Mouhuh, a los que el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz envió a prisión incondicional, ya contaba con un fusil de asalto de las citadas características (que no ha aparecido, aunque sí algunas piezas sueltas que acreditan su existencia), cinco cargadores y munición suficiente (37 proyectiles) para perpetrar una matanza.

Sin embargo, según las citadas fuentes, para los planes que tenían (probablemente una masacre al estilo Bataclan) no era suficiente armamento. Pretendían disponer de tres kalashnikov y una decena de granadas. Con estas últimas irrumpirían en el local neutralizando cualquier conato de oposición y, a continuación, usarían los fusiles para asesinar a cuantas personas pudieran.

Los expertos consultados subrayan que acceder al mercado ilegal de las anfetaminas es bastante complicado y mucho más lograr que los traficantes se presten a suministrar, además de la droga, las armas. Se investiga, a este respecto, si existe algún tipo de red internacional que interactúa con los terroristas con la doble intención de asegurar la venta de la droga y suministrar las armas que les piden.

Para no ser detectados sus contactos con estos individuos, los presuntos yihadistas solían utilizar locutorios.

Además, se les han incautado numerosas tarjetas telefónicas que están siendo analizadas con el fin de comprobar con qué personas hablaban habitualmente.

La operación policial iba a ser en principio más amplia, con la detención de, al menos, otros tres españoles de origen marroquí, pero al no encontrarse en sus domicilios ninguna evidencia, se optó por no retenerlos.

Imágenes de la Puerta del Sol

El hecho de que en uno de los vídeos (hay varios que están siendo examinados) aparecieran fotografías de la Puerta del Sol se considera anecdótico, ya que la céntrica plaza podía ser uno de los objetivos, pero no el único.

Resulta preocupante, agregan las fuentes consultadas, que elementos yihadistas de segunda generación (españoles de origen marroquí y gambiano), como los que han ingresado en prisión, hubieran logrado montar una trama de compra-venta de droga y armas a base del tráfico de anfetaminas. Por eso se sospecha que sobre ellos tiene que haber algún tipo de instructor que les entrenó para este tipo de actividades.

Todo hace indicar que el Daesh, el Estado Islámico, pretende cometer atentados en España de gran magnitud, como los perpetrados en París, Bruselas, Berlín o Estambul.

La confirmación de que la célula haya sido desarticulada y la amenaza que suponía, neutralizada, ha impedido que el traficante, al que ya se le habían dado los 4.000 euros entregara a los yihadistas los dos fusiles y las granadas.

De no haber intervenido la Brigada Provincial de Información, la capital de España podría haberse sumado a la lista antes citada de grandes ciudades atacadas por los terroristas.

La exhibición en los vídeos de puñales (además del AK-47) y banderas del Estado Islámico, se acompañaba con cantos islámicos y frases de corte yihadista. Algunas de estas películas habían sido difundidas en Instagram entre supuestos amigos y después se publicaron en redes abiertas como Facebook y Youtube.

Hay que tener en cuenta que es la primera vez que se incauta en España munición similar a la empleada por los terroristas en los últimos atentados en Europa, como los perpetrados en Bruselas en marzo pasado, los cometidos een noviembre del pasado año en París y el más reciente de Estambul. Se trata de proyectiles blindados, cuya venta está prohibida en España, que se utilizan como munición de guerra y que son capaces de atravesar un chaleco antibala.