Política

Luis Chataing: «No le deseo de ninguna manera a España lo que vivimos en Venezuela»

Llevó a sus monólogos la actualidad de su país. Su humor, crítico con el Gobierno de Nicolás Maduro, fue suficiente razón para ser despedido hace menos de un año de la cadena Televen. Luis Chataing (Caracas, 1967). Se encuentra de gira europea presentando su libro y documental «Fuera del aire». A su paso por España atiende a LA RAZÓN para hablar de la represión que se vive en Venezuela y alertar del peligro de los populismos.

¿Era consciente de que sis criticas a Nicolás Maduro le costaría su puesto de trabajo?

Pienso que cuando un Gobierno busca adoctrinar al pueblo cualquier persona que tenga una opinión critica es su enemigo. Me sentí con la obligación moral de hacer algo, cuando la situación te desborda, cuando le debes tanto a la gente que te ha acompañado a lo largo de tu carrera durante tantos años te sientes obligado y comprometido con ellos. Cuando se habla desde el humor, pero con la seriedad se llega a todos.

¿Hay que ver a los humoristas para saber cuál es la situación real de un país?

Creo que una parte de la sociedad se puede sentir identificada cuando se hace un determinado tipo de humor. El humor es algo noticioso y fácilmente penetrante en cada una de las capas de la sociedad, es la palabra que llega a la médula de los ciudadanos, sin distinciones. Aunque personalmente envidio a los caricaturistas que con su trazo pueden resumir un texto en un dibujo e igualmente transmitir y revelar cosas insólitas que también llegan.

¿Ha acabado Maduro con la libertad de expresión en Venezuela?

- En Venezuela, con respecto a los medios de comunicación hay dos realidades: la primera es la compra de ciertos medios por parte del Gobierno, es aquí donde la información esta claramente regulada por las autoridades. La segunda es la autocensura, debido al temor de los medios que no son propiedad del régimen a que no les renueven la licencia de emisión o publicación. Maduro deja saber desde el primer momento que las leyes las controlan ellos, que de nada sirve lo que dice la Constitución o cualquier otra ley aprobada, porque si ellos quieren pueden pasar por encima.

¿Son los jóvenes los más críticos con el régimen?

Así es, están en las calles porque la manera en la que se descalifica, señala y atropella a las personas que piensan distinto es abrumadora y en un pueblo como el mío eso está despertando una necesidad de cambio. Los jóvenes son la parte más importante de una sociedad, generadores de cambio que marcan la diferencia en un país. Pero deben de ir de la mano y no olvidar la experiencia que puedan aportar los mayores.

¿Cree que con estas manifestaciones puedan desembocar en una revolución y que Venezuela pueda tener su particular “primavera Latinoamérica”?

Yo deseo para mi país un transitar un poco menos turbulento, pero sí espero que estas manifestaciones remuevan conciencias similares a las de esas naciones. Las protestas en Oriente Medio enfrentaron a hermanos, y eso es algo que no se lo deseo a nadie, ni siquiera a los que gobiernan Venezuela les deseo un final como el de Gadaffi. Lo único que pido es que se haga justicia, que los que lo han hecho mal paguen por ello. Que se muestren pruebas que las personas que han incurrido en un delito se les juzgue y paguen.

¿Ante este panorama no se podría dar un éxodo masivo de los venezolanos?

La gente sale del país para vivir en unas condiciones más favorables. Ahora bien, a mi me toca acompañar a los venezolanos hasta el último minuto que yo pueda en la transición a la que se está enfrentando mi país, a mi me encantaría permanecer el tiempo mayor posible en mi patria.

¿Qué piensa de la conexión de Podemos con el chavismo; es Pablo Iglesias el heredero del régimen ideado por Chávez?

Yo creo que hay que vivir la realidad de cada país, no me gustan los prejuicios o adelantarme a la historia, pero si puedo identificar situaciones similares y hablar desde mi experiencia como venezolano. En España , se ha vivido una situación bipartidista durante mucho tiempo, el acenso de Chávez se produjo en un momento similar al que España vive ahora.

En el que hubo un divorcio absoluto entre gobernantes y gobernados y esto conllevó a una crisis de identidad de los electores. Fue aquí donde nació la tercera vía, que fue la del chavismo y que encontró un camino servido en bandeja de plata para conquistar el voto de las mayorías, utilizando la mala situación económica para incluirlo en su discurso haciendo promesas fantasma, y eso esta bien pero solo si las cumples. Después tienes que tener la responsabilidad de responder a quienes te votaron a quienes confiaron en ti y no traicionar a tus electores. Cuando el populismo se hace con el poder automáticamente confisca el resto de poderes públicos para utilizarlos en su beneficio, cambiar la Constitución a su favor y amedrentan a los medios de comunicación cerrando las puertas a cualquier ciudadano que piense distinto. Me parece increíble que en el siglo XXI sigamos hablando de esto, y el populismo se siga extendiendo. No le deseo de ninguna manera a España lo que nosotros vivimos, ni a España ni a ningún país del mundo.

¿Qué amenaza presentan los populismos?

En Venezuela sus fundamentos radican en una ideología que necesita de un enemigo constante para distraer la atención de los problemas que realmente afectan, necesitan crear una distracción para no resolver los problemas que existen en el país, y encuentra sustento sembrando el odio entre venezolanos, creando rencor entre hermanos y se esfuerzan por subrayar las diferencias de clase. Siempre está luchando con un imperio súper poderoso que pretende en algún momento arrebatar el poder a Maduro, está constantemente hablando de enemigos imaginarios. Algo que yo encuentro totalmente cobarde. Vive en este drama de telenovela en el que al presidente lo quieren matar hoy, mañana otra vez, dentro de una semana lo quieren ahogar en dos semanas lo quieren asfixiar. Creo que lo que ha pasado en Venezuela es que la gente se ha contado de tanta tontería.

¿Quién puede tomar ahora mismo el liderazgo de la oposición venezolana?

Yo conozco muy bien a Enrique, y creo que es una persona muy preparada para ejercer el cargo, al igual que lo es María Corina o Leopoldo López. Lo que se debe de hacer es buscar un plan de gobierno que tenga como principal prioridad a los ciudadanos y mejorar su situación. Cualquiera de ellos puede ocupar ese puesto, siempre y cuando estén respaldados por las urnas, o cualquier otro ciudadano que este dispuesto a mejorar el país

Usted por ejemplo...

(Risas) A mi no me faltan las ganas de participar en la forma que los venezolanos quieran, ahora no estoy apostando por ese cambio sino que estoy acompañando a la gente que esta haciendo. Si llegado el momento, la gente así me lo pide yo estaría totalmente disponible.