Política

Mas veta las preguntas sobre crisis y corrupción para lucirse en TV3

Mas protagonizará esta noche en el Palau de la Generalitat una entrevista en horario de máxima audiencia
Mas protagonizará esta noche en el Palau de la Generalitat una entrevista en horario de máxima audiencia

«Buenas noches, president. La sede de Convergència permanece embargada por orden de la Justicia desde hace 17 meses por el presunto cobro de comisiones ilegales en la adjudicación de obra pública dentro del "caso Palau". ¿Merecen los catalanes que la Justicia aclare si CDC fue responsable civil, a título lucrativo, del desfalco del Palau de la Música antes de votar sobre la independencia?». De todos los inicios que podría tener la entrevista que esta noche protagonizará Artur Mas en TV3, éste no tiene ninguna posibilidad de salir en antena, puesto que las preguntas incómodas sobre la corrupción y la crisis han sido vetadas por orden del Govern.

Mas será la gran estrella de esta noche en la cadena pública de Cataluña. El presidente de la Generalitat se ha reservado horario de máxima audiencia para protagonizar una entrevista en la que hablará detenidamente sobre la consulta independentista, sobre la estabilidad del Govern y sobre las relaciones con el Gobierno. Nadie puede esperar que Mas responda preguntas molestas acerca de la pobreza en Cataluña, ni cuestiones sobre la dependencia que la Generalitat arrastra del Estado para hacer frente a sus pagos, ni mucho menos interrogantes sobre los casos de corrupción que salpican a CiU («caso Palau», «caso ITV»). Todo ello ha saltado del guión de una entrevista que el Govern ha modelado durante las dos últimas semanas tras ejercer una presión insólita sobre los informativos de TV3. «Se ha pervertido la función de los medios públicos», concluyen fuentes conocedoras de cómo se ha gestado una entrevista a medida del president.

Este periódico informó en su edición del 3 de diciembre de que Mas pensaba aparecer en TV3 el día 16 en «prime time» para anunciar la pregunta de la consulta independentista. El presidente de la Generalitat tenía resuelta la ecuación que iba a permitir el pacto entre CiU, ERC, ICV y CUP. Sabía que su fórmula era vencedora y quería darle brillo ante las cámaras. Finalmente, precipitó el anuncio el pasado jueves, pero mantuvo intacta su presencia en TV3 para este lunes.

Modelando el formato

Antes de la cumbre en el Palau de la Generalitat con los líderes de ERC, ICV y CUP, los «fontaneros» del Govern ya habían acabado de perfilar la entrevista en la cadena pública de Cataluña para redondear el formato. De la hora y media de entrevista prevista inicialmente se pasó a una hora, y del cuestionario a fondo que debían completar cinco periodistas de la casa se pasó a sólo dos. Carles Prats, presentador del Telenotícies Migdia, y Lídia Heredia, futura conductora de «Els Matins», serán finalmente los únicos encargados de interrogar al presidente de la Generalitat.

Mas busca exhibirse como el artífice de un acuerdo sobre la pregunta que le ha permitido elevar el listón del proceso soberanista en Cataluña. «Nunca se ha llegado tan lejos», dicen, ufanos, los dirigentes de Convergència. El president sabe que el pacto en torno a la pregunta encadenada le otorga una vida extra. Es el momento de anotarse el tanto, de resplandecer en los televisores de Cataluña como el líder que puede conducir a la comunidad a la soberanía plena.

Castigado en las urnas el pasado 25 de noviembre de 2012 –retrocedió de 62 a 50 escaños con su propuesta de consulta– y en caída libre desde que inició su segundo mandato, Mas se ha metido entre ceja y ceja remontar. Es el momento y hay que usar todos los resortes a su alcance. Probablemente ninguno es tan valioso como TV3, la cadena de referencia del electorado nacionalista.

Desde hace varios años, los estrategas de Convergència –con Francesc Homs a la cabeza– han diseñado una política comunicativa muy clara. El presidente de la Generalitat no concede entrevistas a periódicos editados en Madrid desde que tomó las riendas del Gobierno catalán. Sí atiende, en cambio, a los diarios internacionales. No hay pegas para proyectar el proceso soberanista en rotativos de todo el mundo. Su desinterés sólo afecta a la Prensa nacional. Con TV3 no hay problema. Su presencia se puede multiplicar cuando convenga. Basta con recordar el mes de octubre de 2012, en vigilias de las elecciones autonómicas, cuando Mas se paseó por todos los programas estrella de la cadena, nocturnos o diurnos.

El proceso soberanista nunca llegó tan lejos como ahora. La manipulación de TV3 tampoco.

Relevo en la sección de política
La sección de Política de los informativos de TV3 experimentará cambios de forma inminente. Podrían materializarse incluso esta semana. Ernest Maymó, un histórico de la cadena pública que ocupa el cargo de jefe de Política desde mayo de 2007, dejará su puesto y su sustituta será Montse Tió, una periodista que fuentes de la casa definen como de «perfil bajo», lo cual abre la puerta a mayores manejos del Govern. El malestar entre los profesionales de TV3 ha ido en aumento en los últimos tiempos y no sólo por los recortes, sino por las «imposiciones» que denuncia la sección de Televisión de Catalunya ante el Sindicato de Periodistas de Cataluña.