Europa

Rajoy hará un alegato por el centro político ante la cúpula del PPE

Rajoy entrega a Van Rompuy y a Durao Barroso el Premio al Mérito del Partido Popular ante Juncker y López-Istúriz
Rajoy entrega a Van Rompuy y a Durao Barroso el Premio al Mérito del Partido Popular ante Juncker y López-Istúriz

La clausura de la cumbre que el Partido Popular Europeo (PPE) celebra en Madrid le servirá hoy al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de telón de fondo para reivindicar el centro político y las políticas sociales. Dos banderas que van a tener mucha presencia en la campaña de las elecciones del 20-D. El PP cree que ahí se juega el objetivo de recuperar parte de los votantes que ha perdido en esta legislatura porque conectan con dos de las heridas que ha sufrido su imagen en estos últimos cuatro años. Rajoy dirigirá su discurso a reivindicar los valores del centro derecha y a situar sus políticas y a su partido en ese centro que se disputan todas las formaciones con la mirada puesta en las elecciones generales. Según confirmaron fuentes oficiales, en su discurso «no es necesario que haya una mención explícita a Cataluña», una vez que ya se ha aprobado una resolución a favor de la integración territorial de Europa. Y su mensaje, por contra, irá más orientado a presentar al PP como un partido de centro, que entiende que el centro es la persona. Y a reivindicar sus políticas frente a las de la izquierda. Las buenas políticas frente a las malas políticas, la seguridad y la estabilidad que ofrece su partido frente a la incertidumbre y la vuelta al pasado de las políticas socialistas. En su intervención incluirá también el tema de los refugiados y el problema de la inmigración. Será, por tanto, un discurso que utilizará el respaldo de los mandatarios europeos conservadores como base sobre la que dar un empujón a su candidatura para las generales. En la jornada de hoy, la agenda la tiene completa. Una carrera de fotos y de reuniones bilaterales, a las que Rajoy pondrá su punto y final con su intervención de cierre. Está previsto que el jefe del Ejecutivo español se entreviste, entre otros, con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk; con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; y con otros referentes del PPE como Nicolas Sarkozy. Ayer en La Moncloa dejaban la puerta abierta a que las bilaterales incluyeran también un intercambio de impresiones con el ex presidente italiano y líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi.

La cumbre de los conservadores europeos se ha dirigido a apuntalar el respaldo al liderazgo de Rajoy y a su candidatura para el 20-D. Hoy lo defenderán expresamente la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente del Partido Republicano francés, Nicolas Sarkozy. Con el aviso de fondo de que el PP necesita una mayoría amplia para poder gobernar porque la alternativa será el pacto de todos contra Rajoy. El líder de los populares ya apuntó ayer en esa dirección con la excusa del ejemplo de lo que está ocurriendo en Portugal, donde los socialistas han conseguido consensuar una alianza de izquierdas para desplazar al ganador de las elecciones, el conservador Pedro Passos Coelho. Rajoy defendió que «lo democrático» es que gobierne la lista más votada, condición que la mayoría de los sondeos atribuyen a su partido en el caso de las generales de diciembre. También incidió en que no tiene ninguna duda sobre que el PSOE tratará de evitar que él llegue a La Moncloa aunque gane las elecciones. Y que para ello «se aliará con cualquiera con tal de que no gobierne la lista más votada». «Lo ha hecho en todos los municipios de España tras las elecciones de mayo. Ha dado alcaldías a fuerzas diferentes en todos los lugares, y no tengo ni la más mínima duda de que así actuará también después de las generales», manifestó. Una advertencia que coronó con el aviso de que esas coaliciones contra la lista más votada «siempre terminan mal».