Rajoy llega a la cumbre de la renovación

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y su mujer, Elvira Fernández, a su llegada a Panamá
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y su mujer, Elvira Fernández, a su llegada a Panamá

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, llegó ayer a Panamá para liderar la delegación española de la XXIII Cumbre Iberoamericana, que será la primera, desde que se creó por iniciativa de España y México en 1991, que no estará presidida por el Rey Don Juan Carlos, que se recupera de la reciente operación en su cadera izquierda. Por iniciativa del secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, que dejará su cargo durante la cumbre, el Monarca enviará un mensaje de vídeo en el que saludará y transmitirá su afecto a todos los jefes de Estado presentes. El titular de Exteriores panameño, Fernando Núñez Fábrega, ha confirmado la presencia en el encuentro de trece jefes de Gobierno –junto con el anfitrión, Panamá–, pero no se descarta alguna incorporación a una lista que por el momento forman Andorra, Costa Rica, Colombia, España, El Salvador, México, Honduras, Nicaragua, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana. Bolivia y Guatemala excusaron ayer su presencia.

Rajoy no trae a la capital del Canal ningún tema candente en su agenda más allá de fortalecer lazos con las naciones hermanas de Hispanoamérica e impulsar la internacionalización de nuestras empresas. España cuenta con una presencia empresarial fuerte en Panamá, donde Sacyr está realizando las obras de ampliación del Canal y otras empresas españolas llevan a cabo la construcción del metro de la capital. De las más de cien empresas presentes en el Foro Empresarial que tendrá lugar en el marco del encuentro, 22 son españolas y once de ellas son grandes compañías que se están favoreciendo de la benigna legislación panameña con los trabajadores extranjeros, especialmente si vienen de España. La XXIII Cumbre Iberoamericana, bajo el lema «La Comunidad Iberoamericana en el Nuevo Contexto Mundial», constará de dos sesiones plenarias el sábado, cuando culminará con la firma de una declaración.

La cumbre pretende ser recordada como la de «la renovación», ya que durante ella se presentará un documento en el que se establecerán las pautas para el funcionamiento futuro de este ámbito de diálogo y cooperación.