«Sánchez y Otegi autorizan este pacto de la vergüenza»

«Marioneta» de Bildu. Esparza acusa a Chivite de «anteponer su sillón a las víctimas» al hacer de la izquierda abertzale el «principal sostén» de su Ejecutivo

El Presidente de UPN y cabeza de lista de Navarra Suma, Javier Esparza, ayer en el Parlamento Navarro
El Presidente de UPN y cabeza de lista de Navarra Suma, Javier Esparza, ayer en el Parlamento Navarro

«Marioneta» de Bildu. Esparza acusa a Chivite de «anteponer su sillón a las víctimas» al hacer de la izquierda abertzale el «principal sostén» de su Ejecutivo

La única réplica del lado constitucionalista fue ayer la del presidente de UPN y cabeza de lista de Navarra Suma, Javier Esparza. No porque el resto de formaciones no hablaran, sino porque él es la única oposición que tendrá el gobierno «pentapartito» que presida María Chivite.

El portavoz de Navarra Suma fue muy contundente en su discurso y arremetió contra la candidata del PSN, María Chivite, por sus pactos ocultos con Bildu, porque, apuntó, no serán gratis. Este gobierno «marca un antes y un después» y «pasará a la historia como la socialista que dinamitó los acuerdos entre constitucionalistas en Navarra», le espetó. Además, señaló a Pedro Sánchez y Otegi porque, denunció, «han autorizado este pacto de la vergüenza».

Esparza sacó a colación la pasada legislatura en la que, durante cuatro años, la misma Chivite que se presenta ahora de la mano de Geroa Bai «a finales de 2017 criticaba a Uxue Barkos por tener a un partido independentista, EH Bildu, como principal sostén de su Gobierno» y ahora ellos «se van a convertir en el verdadero sustento de su Gobierno». «Se ha echado en brazos de EH Bildu y ha despreciado al 37 por ciento de los navarros que han votado a Navarra Suma y a muchos votantes socialistas que querían un gobierno constitucionalista». Y es que Bildu es una de las causas por las que la candidata socialista ni si quiera se sentó con Navarra Suma a hablar. «Se ha convertido en el salvavidas del nacionalismo vasco, que ha encontrado en su persona la marioneta perfecta para su proyecto», dijo Esparza. Muy contundente arremetió contra su ambición. «Ha cedido, todo por su ambición por el sillón presidencial. Navarra le da igual, si hay que tragarse sapos le da igual, si hay que renunciar a lo que han defendido en la legislatura anterior, le da igual. Si hay que depender de los votos de EH Bildu le da igual. No sé si es consciente de la irresponsabilidad que está cometiendo con Navarra y con el resto de España. ¿Qué siente cuando le aplauden quienes quieren que Navarra sea Euskadi?», le preguntó a la candidata del PSN.

El portavoz de Navarra Suma destacó el «profundo dolor» con el que aún recuerda los asesinatos de dos concejales de UPN: Tomás Caballero y José Javier Múgica unos crímenes que Bildu, entonces con otras siglas –Batasuna–, no condenó algo, que sigue sin hacer a día de hoy. Insistió en los votos por «acción u omisión» que va a aceptar Chivite para ser presidenta porque «esos van a ser sus interlocutores prioritarios. Si va a ser investida presidenta es porque Arnaldo Otegi la ha bendecido», y reclamó «memoria, dignidad, justicia y verdad para las víctimas».

Por su parte, María Chivite respondió a Esparza con que el acuerdo que ha alcanzado «garantiza el autogobierno de Navarra, nuestro símbolos y nuestro marco institucional, y es respetuoso con la pluralidad, y es claro y rotundo en la condena del terrorismo». «No me va a dar lecciones ni de democracia ni de luchar contra el terrorismo», le recriminó y dijo que «el PSN ha estado y estará con las víctimas», le espetó»