España

Soraya Rodríguez deja el PSOE por "discrepancia profunda"con la política de Sánchez con el independentismo

La que fuera mujer fuerte y portavoz del PSOE en el Congreso con Rubalcaba, Soraya Rodríguez, se ha dado de baja de militancia en el partido

Publicidad

La que fuera mujer fuerte y portavoz del PSOE en el Congreso con Rubalcaba, Soraya Rodríguez, se ha dado de baja de militancia en el partido. Rodríguez ha remitido una carta a la secretaria general del PSOE de Valladolid. Teresa López, en la que asegura que no cree «que tenga mucho sentido seguir manteniendo mi posición dentro del partido». La veterana diputada lamenta que sus opiniones políticas «se entienden como críticas personales y cada vez existen más compañeros que reciben como una agresión al partido las opiniones discrepantes». Rodríguez forma parte del sector crítico a Pedro Sánchez en el PSOE y no ha dudado en explicitar en público sus diferencias con, por ejemplo, la figura del relator en Cataluña que se impulsó desde el Ejecutivo. Estas palabras le valieron el reciente relevo en sus cargos de responsabilidad en el Congreso y se daba por seguro que no repetiría en las listas para el Congreso el próximo 28 de abril.

«La discrepancia profunda que mantengo con la dirección del partido en relación a su política con el independentismo catalán me lleva a tomar esta difícil decisión», argumenta Rodríguez, al tiempo que reconoce que la posición que sostiene y «que hace no mucho era mayoritaria en el partido, ahora es minoritaria». «No puedo compartir que la mayoría de la moción de censura, que ha sostenido al gobierno durante los últimos ochos meses, sea una posibilidad viable de conformar una mayoría parlamentaria razonable para sostener un gobierno socialista. Por ello espero y deseo que tras los resultados electorales del 28 de abril el PSOE no reedite la mayoría de la moción de censura para obtener una investidura», explica en la misiva.
Rodríguez finaliza su escrito con la esperanza de que «desde la distancia política y con el tiempo, se puedan recuperar los afectos» con los compañeros con los que ha compartido «tanto durante tanto tiempo» y entre los que existe una profunda división a raíz de la lucha fraticida que se vivió en el PSOE en la pugna entre Susana Díaz y Pedro Sánchez.