Una reunión de Viloca con el director de infraestructuras de Mas, la pista del 3% de CDC

La Guardia Civil grabó el encuentro cuando se estaban adjudicando las obras de una escuela

El encuentro entre Viloca y Rossell captado por la Guardia Civil
El encuentro entre Viloca y Rossell captado por la Guardia Civil

La Guardia Civil detectó, el 25 de agosto de 2015, poco antes de las seis de la tarde, una reunión de Andreu Viloca, tesorero de la Fundación CatDem y de Convergència Democrática de Cataluña (CDC) con Josep Antoni Rosell, entonces director general de Infraestructuras de la Generalitat de Cataluña.

La Guardia Civil detectó, el 25 de agosto de 2015, poco antes de las seis de la tarde, una reunión de Andreu Viloca, tesorero de la Fundación CatDem y de Convergència Democrática de Cataluña (CDC) con Josep Antoni Rosell, entonces director general de Infraestructuras de la Generalitat de Cataluña.

El encuentro, que tuvo lugar en las instalaciones deportivas Artos Sport Club, en la Calle Rafael Batlle de Barcelona, había sido relacionado por los investigadores con la posible concesión a una empresa de las «donantes» de la citada fundación.

Las primeras pistas se obtuvieron al analizar los papeles que Viloca había triturado precipitadamente poco antes de que la Guardia Civil entrara en su despacho.

Al ser reconstruidos algunos de ellos, llamó la atención uno en el que se podía leer «escola» junto a una palabra ininteligible unida por un punto al apellido «Polo» (segundo apellido de Bassols).

También se podía leer la cantidad de «130» y separado un carácter que se podría corresponder con un «0», asociado a la palabra «aval».

A los agentes les llamó la atención que Viloca hubiera escogido ese documento para ser triturado y sospecharon que se refería a la licitación de una obra y la posible donación del empresario al que se le adjudicara, lo que podía ocurrir de manera inminente. También se leía en los papeles triturados un nombre, que se podía referir a la referida empresa.

Siguieron los pasos de Viloca

Durante las investigaciones, los agentes siguieron los pasos de Viloca y se detectó la citada reunión con Bassols, al que los guardias no pudieron identificar ya que entonces no le conocían. Una vez finalizado el encuentro, la persona sin identificar abandonó el lugar y accedió al interior de un complejo de edificios públicos de la Generalitat de Cataluña, sitos en la calle Vergós números 36-42, que alberga los siguientes organismos oficiales: Infraestructures.cat;Agènda per a la Qualität del Sistema Universitari de Catalunya; Conseil de l’Audio Visual de Catalunya y FGC Ferrocarrils de la Generalität.

El 13 de octubre siguiente se localizó al desconocido en la localidad de Vilanova i la Geltrú. Accedía al interior del inmueble. Una vez analizada la información operativa aportada, se identificó a Bassols.

Los investigadores sospecharon desde el primer momento que se trataba de una de las gestiones de Viloca para acordar una donación a cambio de la concesión de una obra. Y que se había entrevistado con el alto cargo de la Generalitat para no dejar ningún cabo suelto.

Según informe de la Guardia Civil que consta en el sumario del 3 por 100, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, «podríamos llegar a establecer una intervención de las personas reseñadas (J.Antoni Rosell, Andreu Viloca y –se cita un apellido–) durante el transcurso del proceso de adjudicación de la Escola Monserrat Vayreda, que se encontraba en esos momentos en periodo de licitación».

«Todas estas maniobras quedarían pendientes de ser afianzadas con la fructificación de todos aquellos actos preparatorios orientados a la hipotética adjudicación arbitraria de la obra pública en favor» del constructor al que se podía adjudicar.