Política

Una treintena de inmigrantes entran en Melilla en un nuevo salto a la valla

Una veintena de inmigrantes han estado subidos en la valla de Melilla durante varias horas
Una veintena de inmigrantes han estado subidos en la valla de Melilla durante varias horas

Quince inmigrantes permanecieron encaramados en lo alto de la alambrada de la frontera de Melilla más de cinco horas, después de que 35 inmigrantes de origen subsahariano hayan logrado entrar.

Quince inmigrantes permancieron encaramados en lo alto de la alambrada de la frontera de Melilla más de cinco horas este miércoles, según ha informado a Europa Press una portavoz de la Delegación del Gobierno. Las fuerzas auxiliares de Marruecos se han hecho cargo de todos ellos al considerarse que no han logrado pasar a territorio español, ha indicado la citada fuente.

Todo ello después de que 35 inmigrantes de origen subsahariano hayan logrado entrar este jueves en Melilla después de un salto a la valla protagonizado por un centenar de inmigrantes.

Según ha informado a Europa Press una portavoz de la Delegación del Gobierno, la entrada se ha producido a las 6.40 por la zona de Barrio Chino. Lo ha intentado un centenar de inmigrantes subsaharianos que han llegado a la valla por la zona próxima al paso fronterizo de Barrio Chino. Así ha detallado que unos 35 han logrado entrar y han ido directamente al CETI.

La portavoz ha asegurado que no ha habido heridos de consideración que necesitaran asistencia inmediata o practicarles suturas por heridas sangrantes, pero es posible que 3 inmigrantes sean enviados desde el CETI al Hospital Comarcal de la Ciudad para que los reconozcan porque se quejan de dolor por alguna posible pequeña fractura.

Fuentes policiales han señalado a Efe que en el intento de entrada han participado unas 100 personas, que se han podido aprovechar de las malas condiciones meteorológicas que afectan a Melilla, lo que ha imposibilitado la salida del helicóptero de la Guardia Civil, fundamental en labores de vigilancia fronteriza.

La de hoy es la primera entrada de inmigrantes por la valla, después de que Marruecos desmantelara los asentamientos de inmigrantes ubicados, sobre todo, en el monte Gurugú y en las localidades próximas a Melilla.

Desde entonces, se había advertido un descenso de la presión migratoria, aunque la Guardia Civil permanecía en alerta.

El último salto a la valla de la ciudad se produjo el pasado día 10 cuando entraron a Melilla unos 40 subsaharianos.