Urruticoechea, siempre a la sombra terrorista de su padre

Egoitz Urruticoechea Lasquibar, detenido este sábado en Francia, llevaba años huido de la Justicia por su pertenencia a ETA. Según han informado fuentes de la lucha antiterrorista, su trayectoria en la organización criminal "no es la de un hombre de acción"que se caracterice por haber participado en atentados sino que siempre ha permanecido a la sombra de su padre, el histórico dirigente etarra, 'Josu Ternera' en un plano más político.

Pese a ello, Egoitz Urruticoechea fue detenido en junio del año 2000, también en el país galo, acusado de romper la nariz a un policía francés durante una manifestación en Bayona. En ese momento era uno de los dirigentes de Gazteriak --asociación similar a Jarrai, pero en Francia --.

En aquel momento, su padre José Antonio Urruticoechea Bengoetxea 'Josu Ternera', era parlamentario vasco por Euskal Herritarrok (EH) en el Parlamento vasco. Su hijo fue detenido entonces en su domicilio de Larressare, en la región de los Pirineos Atlánticos, según los datos recogidos por Europa Press.

Antes de eso, ya había cumplido una condena en Francia de tres años de prisión por lanzar 'cócteles molotov' contra vehículos de la gendarmería francesa. Además, desempeñó labores de secretario del parlamentario europeo por EH Koldo Gorostiaga. Actualmente tiene 40 años y estaba encuadrado en el 'aparato político' de la organización terrorista, actualmente el único activo con el que cuenta ETA. Egoitz realizaba funciones de enlace entre su padre y el resto de componentes de la cúpula etarra dirigida por los terroristas David Pla e Iratxe Sorzábal, según las fuentes consultadas.

Hijo del último "gran líder"de ETA

Su padre, 'Josu Ternera', representa el último gran líder simbólico que le queda a ETA en libertad. A lo largo de su vida ha desempeñado prácticamente todas las funciones dentro de la banda. Nacido en 1950, ingresó en ETA con tan sólo 20 años y una década después ya pasó a formar parte de su cúpula directiva.

Ha sido pistolero, dirigente, parlamentario y su último gran servicio tuvo lugar durante la primera fase del último proceso de negociación entre el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y ETA. Posteriormente fue relegado por el ya fallecido Francisco Javier López Peña, alias 'Thierry'. Aquel cambio terminó con en el atentado de la T4 del aeropuerto de Barajas que fue determinante para el fracaso del proceso.

Las fuerzas de seguridad estrecharon el cerco sobre él cuando el lunes 15 de julio le vieron entrar en un domicilio en una localidad del sur de Francia cercana a Andorra donde se reunión con su pareja y un hijo de ambos de apenas unos meses. Cuando a primera hora del martes accedieron al lugar para detenerle, el veterano terrorista ya no estaba.

Antes de eso, la última pista del histórico etarra se sitúa en Oslo (Noruega) donde permaneció cobijado junto a los también dirigentes de ETA David Pla e Iratxe Sorzábal después de que la banda emitiese su comunicado en el que anunciaban el cese definitivo de su actividad criminal en octubre de 2011. Esperaban entablar una negociación con el Gobierno que no llegó a producirse.