Vía Sánchez para Cataluña: más dinero y reforma constitucional

Presenta el viernes una hoja de ruta contra el 1-O en la que propone a los independentistas más dinero y abrir la Comisión Constitucional.

Sánchez, ayer, en Nueva York

Presenta el viernes una hoja de ruta contra el 1-O en la que propone a los independentistas más dinero y abrir la Comisión Constitucional.

La estrategia socialista contra el 1-O será aprobada este viernes en una reunión conjunta en Barcelona de las ejecutivas de PSOE y PSC. Es decir, Iceta viste con el mayor rango protocolario una hoja de ruta que va más allá de la Declaración de Granada y que sustenta el modelo territorial socialista con el acuerdo conjunto de la máxima representación de ambas formaciones. «Es una estrategia única», apuntan fuentes conocedoras de las bambalinas en las que están trabajando los equipos más directos de Sánchez e Iceta. No son, como han sido hasta ahora, acuerdos por separado que han llevado al PSOE y al PSC a tiranteces que, en los últimos años, han amenazado la estabilidad y la unidad entre ambos partidos que llevó a revisar el Protocolo de relaciones. Ahora es una estrategia bendecida por los máximos órganos de ambos partidos, con el objetivo de afianzar el proyecto socialista en Cataluña, diezmado en los últimos años y que parece repuntar a tener de las encuestas, aunque de forma tímida, y de marcar distancias con el PP en un proyecto de la España Federal.

La estrategia diseñada marca dos claras líneas de actuación. Por un lado, firmeza ante el independentismo negando «el pan y la sal» al referéndum independentista y, por otro, establecer una línea diferente a la planteada por el PP Los socialistas, según ha podido saber LA RAZÓN, quieren ofrecer «una alternativa a corto, medio y largo plazo». A corto plazo, iniciativas legislativas en el Congreso, que podrían incluir algunos de los aspectos reclamados por la Generalitat en el documento que presentó el Gobierno catalán al ejecutivo de Mariano Rajoy con medidas concretas sobre infraestructuras e inversiones y, así, dejar sin argumentos al secesionismo. A medio plazo, «acuerdos políticos sobre temas relevantes como la financiación autonómica», sin descartar una actuación directa para reducir los conflictos de competencias, y a largo plazo «culminar una reforma constitucional de la que hay que empezar a hablar cuánto antes», por lo que no se descarta que Sánchez intente convencer a Ciudadanos y Podemos para abrir la Comisión Constitucional. En definitiva, el PSC y el PSOE quieren marcar un perfil propio desmarcándose «del inmovilismo y del independentismo, porque es necesaria una solución política a la actual situación. Hace falta una respuesta a los anhelos de los catalanes y así derrotar al secesionismo», apuntan fuentes conocedoras de la estrategia socialista.

En las últimas semanas, el PSC ha mantenido una tónica de firmeza ante el desafío del referéndum soberanista y se ha reaccionado con rotundidad ante las posiciones ambivalentes de algunos alcaldes como el de Terrassa o el de Blanes. De hecho, sin apenas ruido los alcaldes socialistas fueron los grandes ausentes de la reunión de la Asociación de Municipios por la Independencia. Ningún alcalde, de los 51 municipios gobernados por edil socialista que son miembros de la AMI, asistió a la reunión. Es más, los alcaldes díscolos aceptaron que, al margen de sus opiniones, en sus consistorios se «aplicará escrupulosamente la legislación, con informe previo del Secretario del Ayuntamiento».

Por otro lado, los socialistas catalanes presentarán el sábado a su candidato a la Generalitat. Será el Primer Secretario del PSC, Miquel Iceta, el único candidato que se presentó al proceso de designación y el primero, de todos los partidos catalanes, que formaliza su candidatura ante unas posibles elecciones autonómicas para final de año o el primer trimestre de 2019. Su posible rival, Núria Parlon, alcaldesa de Santa Coloma y principal rival en las primarias para la secretaria general, quedó descabalgada por su incorporación a la Ejecutiva de Pedro Sánchez en el Congreso del PSOE.

Iceta tiene fama de no dar puntada sin hilo. Y a esto se ha dedicado, a enhebrar la aguja de su candidatura. Primero, jugándosela a fondo apoyando a Pedro Sánchez. Segundo, quitándose de en medio a su principal rival en el partido. Tercero, presentar su candidatura y, cuarto, atraer el nuevo PSOE de Sánchez a sus postulados y, entre los dos, formalizar un programa electoral para el PSC y un programa de actuación de Sánchez en el Congreso.