Vox apoya a PP y CS para que Moreno presida la Junta de Andalucía

Se ha incluido en el acuerdo entre ambos partidos un primer punto sobre la creación de empleo de calidad

El presidente del PP-A, Juanma Moreno, estrecha la mano con el líder andaluz de Vox, Francisco Serrano,/Efe
El presidente del PP-A, Juanma Moreno, estrecha la mano con el líder andaluz de Vox, Francisco Serrano,/Efe

Vox y PP han cerrado un acuerdo que posibilitará que el popular Juanma Moreno sea el nuevo presidente de la Junta de Andalucía en sustitución de la socialista Susana Díaz,

PP y Vox han llegado a un acuerdo para desbloquear la gobernabilidad en Andalucía. Después de dos días históricos y de tensas negociaciones, el cambio en Andalucía se hace más tangible. Sendos acuerdos entre PP y Ciudadanos, y entre PP y Vox, consiguen arrebatar al socialismo del Parlamento andaluz tras 36 años consecutivos.

Después de la firma del pacto entre Partido Popular y Ciudadanos por el que el partido naranja hará presidente a Juan Manuel Moreno Bonilla y el líder de Cs en Andalucía será vicepresidente autonómico, ha llegado el acuerdo a dos entre PP y Vox para apoyar la canddiatura de Juanma Moreno. Un acuerdo del que Ciudadanos se desvincula totalmente y justifica que “en ningún momento podrían vincular al Gobierno de la Junta ni al pacto de 90 medidas"al partido que dirige Santiago Abascal.

El PP cuenta ya con los votos necesarios (59) para convertirse en el próximo presidente autonómico tras una reunión a dos que han mantenido esta tarde entre el secretario general del PP, Teodoro García Egea, el propio Juanma Moreno y el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith y su portavoz parlamentario, Francisco Serrano.

En el documento firmado por los populares y Vox no hay rastro de las exigencias que el partido de Abascal ponía como líneas rojas, como la derogación de la Ley de Violencia de Género y la de LGTBI. Este nuevo acuerdo llega después de que ayer PP y Vox no lograran acordar un documento alternativo a las exigencias inasumibles por PP y Ciudadanos para lograr el cambio en Andalucía, como -a parte de las derogaciones de leyes de la violencia de género- la expulsión de 52.000 inmigrantes, e iniciar la devolución de competencias al Estado o que la Junta condene las críticas al partido de Abascal. Unas propuestas que fueron calificadas por el PP como un “despropósito”.

En rueda de prensa, el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, ha señalado que -respecto a las medidas que no aparecen reflejadas y que su partido lleva como bandera- “en toda negociación las partes tienen que ceder, ha habido cesión por las dos partes”. Se ha comprometido también a seguir “luchando” por las medidas “que no aparecen en el acuerdo”.

Según señala, “nos hubiera gustado que todas nuestras propuestas fuesen adelante, pero lo democrático es sentarse a negociar y entender que algunas propuestas se acepten y otras no”. Vox no renuncia a la derogación de la Ley de Violencia de Género actual en Andalucía y asegura que “seguiremos defendiendo que la violencia no tiene género, y hay que defenderlo que organizaciones pseudo feministas hagan negocio con la violencia intrafamiliar”. En referencia al PP, ha explicado que “nos hubiese gustado que el PP aceptase nuestra propuesta de hacer más amplia la ley de violencia de género, y que se recogiesen todos los tipos de violencia, pero no ha sido así”.

Entre las medidas que Vox sí ha conseguido pactar con Ciudadanos destaca la de condenar “todo ataque a cualquier fuerza política democrática”, impulsar una reforma fiscal que contemple la bonificación al 99% del impuesto de Sucesiones y Donaciones o revertir la subida del Impuesto sobre las Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Respecto a la inmigración, en el punto 27 y 28 del documento se refleja el acuerdo de “cumplir con la legislación vigente en materia de inmigración, evitando todas aquellas decisiones que puedan favorecer un “efecto llamada” y combatir a las mafias que trafican con personas. También se compromete apoyo “material, humano y documentalmente a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que tienen encomendada la protección de las fronteras, garantizando una inmigración ordenada, legal”. Sin embargo, en la nota de prensa que ha enviado Vox para anunciar el acuerdo se mantiene “la colaboración de la Junta para la deportación de 52.000 inmigrantes ilegales”.

También viene de la mano de Vox la garantía de la libertad educativa y el derecho de los padres a elegir el modelo que deseen para sus hijos, o eliminar las zonas educativas para que los padres puedan escoger el centro educativo de los menores. Igualmente también se refleja la implementación de un plan Integral de Apoyo a las Familias, la creación de una Consejería de Familia o promover una Ley de Concordia que sustituya a la ley de memoria histórica. También se rubrica la puesta en marcha de un sistema de atención a mujeres con embarazos no deseados para proporcionarles información. Por otro lado, se recoge el apoyo hacia una ley de la tauromaquia y a las expresiones culturales y populares como el flamenco o la Semana Santa.