eSports

Cream Esports expulsa a uno de sus jugadores como medida disciplinaria

El club de esports anunciaba la expulsión de ‘Michifu’ por los comentarios despectivos a otro jugador

Cream Esports
Cream EsportsCream Esports (nombre del dueño)

Clash Royale es uno de los juegos más destacados para móvil en el mundo de los esports. Los clubs profesionales están formados en muchas ocasiones por jóvenes jugadores que se ven sometidos a momentos de gran tensión y, en varias ocasiones, han sucedido acontecimientos desagradables que han dejado una mancha en el fair play de las competiciones.

En otras situaciones, los clubs de deportes electrónicos se han visto obligados a tomar medidas disciplinarias con sus jugadores debido a malas actuaciones. Pero en esta ocasión y debido a las palabras de un jugador profesional hacia otro, el club se ha visto obligado a tomar la mayor de las represalias.

El pasado 10 de octubre pudimos conocer a través de las redes sociales de Miniminter, jugador profesional de Urban Esports GG, una conversación con uno de los jugadores de Cream Esports, en la que supuestamente habían apostado dinero por ver quien era mejor de los dos; concretamente 100 euros.

A través de estas capturas de pantalla, el jugador de Urban Esports mostraba a sus seguidores los comentarios despectivos de ‘Michifu’, en los que comparaba los ingresos que recibía el jugador con los que podrían llegar a ganar los padres de Miniminter.

Horas más tarde, Cream Esports, anunciaba a través de un comunicado oficial que, tras revisar los acontecimientos, el club decidía expulsar a una de sus estrellas como una medida disciplinaria por el comportamiento que había tenido.

Cream anunciaba que el equipo se basa en una serie de valores que pretenden fomentar la diversidad, igualdad, el respeto y el compañerismo y que la actuación de Michifu había violado sus normas y que por este motivo sería expulsado del equipo de forma inminente.

Tras todos estos acontecimientos, el exjugador de Cream publicaba a través de su cuenta personal de Twitter un comunicado en el que pedía disculpas tanto al equipo, sus compañeros y a todos los aficionados del equipo.

Michifu asumía las consecuencias de sus actos y anunciaba que iba a aprender de todo lo que había ocurrido demostrando que se merece una segunda oportunidad y trabajando como nunca para intentar volver a competir en la élite.