El TDAH cambia con la edad: estas son las etapas que debes conocer

Cuando predominan los síntomas atencionales, nos encontramos con dificultades de aprendizaje en la escuela porque es el área de la vida en el que más exigencia se hace a este tipo de funciones cognitivas, pero también pueden aparecer problemas de socialización.

Cuando predominan los síntomas atencionales, nos encontramos con dificultades de aprendizaje en la escuela porque es el área de la vida en el que más exigencia se hace a este tipo de funciones cognitivas, pero también pueden aparecer problemas de socialización.
Cuando predominan los síntomas atencionales, nos encontramos con dificultades de aprendizaje en la escuela porque es el área de la vida en el que más exigencia se hace a este tipo de funciones cognitivas, pero también pueden aparecer problemas de socialización.PIXABAY

Es muy probable que te hayas preguntado alguna vez: ¿El TDAH cambia con la edad? Los síntomas son los mismos en niños, adolescentes y adultos, pero la forma de expresarse es diferente. Es decir, existen diferentes etapas del TDAH. Además, estos síntomas también cambian en intensidad a lo largo de la vida. Hasta tal punto que un adulto con TDAH puede no parecerse en nada a sí mismo cuando era niño.

¿Qué hacemos entonces para poder reconocer el TDAH en cualquier momento de la vida y en cualquier situación? Pues tener las ideas claras sobre estos cambios y evoluciones. Es mucho más sencillo de lo que parece.

En este post vamos a explicar cuáles son los cambios que ocurren a lo largo de la vida en los síntomas del TDAH y en algunas de sus comorbilidades. Así como las repercusiones que provoca en cada etapa para que puedas reconocerlo e identificarlo sin problemas en cualquier momento

Los síntomas del TDAH. ¿Por qué el TDAH cambia con la edad?

¿Conoces los síntomas principales del TDAH? Son el déficit de atención, la hiperactividad y la impulsividad. Lo que no saben muchos padres es que a estos hay que añadir un cuarto síntoma muy importante pero poco tenido en cuenta: la disregulación emocional.

Los más pequeños, antes de los seis años:

A estas edades podemos encontrar principalmente síntomas atencionales. Cuando son leves no suelen apreciarse importantes repercusiones. En cambio, cuando el déficit de atención es intenso encontramos ya rasgos de retraso madurativo asociados a falta de comunicación, respuesta a estímulos, contacto visual o incluso lenguaje, que pueden llegar a generar confusión con el autismo.

Cuando predominan la hiperactividad o la impulsividad, la situación es casi opuesta y nos encontramos con niños que no suelen tener problemas madurativos pero son incapaces de permanecer quietos o tener paciencia, con lo que se valoran como problemas conductuales o comportamentales. Incluso aparecen con cierta frecuencia conductas agresivas con sus iguales o adultos.

La educación obligatoria a partir de los seis años:

Cuando predominan los síntomas atencionales, nos encontramos con dificultades de aprendizaje en la escuela porque es el área de la vida en el que más exigencia se hace a este tipo de funciones cognitivas, pero también pueden aparecer problemas de socialización.

Cuando predominan la hiperactividad o la impulsividad, la evolución conductual se hace cada vez más complicada. Especialmente con la llegada de los cambios hormonales existentes en la pubertad.

Cuando llegamos a la adolescencia:

El aumento de la dificultad de los cursos académicos acarrea importantes dificultades de rendimiento que acumuladas en el tiempo. Suelen afectar también a la seguridad, la autoestima y la actitud de los chicos hacia todo lo relacionado con el estudio. En muchos casos, secundariamente, a la autoridad de los padres, especialmente en los casos en los que predominan la hiperactividad o la impulsividad.

El TDAH en la edad adulta es un gran desconocido:

El TDAH del adulto, si no se ha detectado previamente, suele pasar inadvertido debido a la aparición de otros trastornos comórbidos que se solapan y provocan confusión en la interpretación de los síntomas.

En esta etapa, las consecuencias más importantes se relacionan con el rendimiento laboral, las relaciones sociales y las vida familiar. También es frecuente la aparición de conductas adictivas, rasgos obsesivos o actitudes de riesgo ante situaciones como la conducción de vehículos o las relaciones sexuales.

Como ves, aun con un mismo perfil de síntomas a los largo de la vida, los cambios en la intensidad de los mismos así como la aparición de otros problemas simultáneos puede provocar unos casos muy variados que pueden ser muy difícil de identificar.

Espero que ahora tengas claro por qué el TDAH cambia con la edad.